Pablo Casado "está muy enfadado con Pedro Sánchez" por su comparecencia en Moncloa, ya que se ha quejado de que haya "usado el atril de la Moncloa para hacer un mitin". En su comparecencia ante la prensa, criticó que tardara "24 mitin" para anunciar las elecciones y que tardara "42 minutos" en hablar de Cataluña.

En el anuncio se ha rechazado la celebración de un superdomingo electoral el 26 de mayo como pedía el PP, fecha para la que están previstas las elecciones autonómicas y europeas. Pablo Casado defendía esta fecha para "evitar gastar más millones", pero Sánchez defiende esta fecha afirmando "lo importante es hablar de España y no mezclar debates".

El líder de los populares afirma estar preparado para volver al Gobierno y pide elegir entre "un modelo que negocie con Torra o uno que aplique el 155". El diputado Rafael Hernando también ha reaccionado a través de Twitter, donde acusa al presidente de haber hecho un discurso "plagado de mentiras".

 

Desde la extrema derecha, Vox, que también apareció en el discurso de Sánchez cuando afirmaba que no entendía por qué le ponían "el cordón" sanitario a él y no a la formación de Abascal, ha respondido con un vídeo y el mensaje: "Se te acabó el tiempo".

 

En el independentismo, el primero en alzar la voz fue Gabriel Rufián, que tras no apoyar los Presupuestos, afirma que "seremos un dique, un frente contra el fascismo".

 

El candidato de Más Madrid a la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón, explica que "estas elecciones anticipadas constatan una oportunidad perdida. Los presupuestos eran buenos para los de abajo, tumbarlos no es bueno para nadie".

 

También hay quien critica el adelanto electoral. Es el caso de Gaspar Llamazares, que opina que "da la oportunidad a la continuidad del ciclo conservador con el blanqueo de la extrema derecha".