Pablo Casado reúne a la Junta Directiva del PP en la sede de Génova y presenta al partido como "la esperanza de los españoles". Casado escenifica así la vuelta del partido a la moderación tras el cese de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz a principios de semana.

"Debemos ser esa fuerza tranquila pero imparable. El PP no puede ser solo un valor refugio para cuando pintan mal las cosas. No podemos quedarnos quietos esperando a que nos den la confianza por contraste con la pésima gestión de la izquierda. Debemos salir al encuentro de la mayoría silenciosa que quiere estar unida", ha señalado Casado, que también ha tenido palabras para Cayetana Álvarez de Toledo durante su intervención.

"Gracias por todo, Cayetana. Esta será siempre tu casa y puedes contar conmigo para lo que quieras", ha afirmado el líder del PP, que responde así a las duras palabras de Álvarez de Toledo al informar sobre su cese a los medios. La ya exportavoz popular señaló que su destitución "es perjudicial para el PP y para una España fuerte".

Solo Andrea Levy a su llegada a Génova ha achacado a la exportavoz popular en el Congreso que no haya pensado lo suficiente en el partido. "Yo, a diferencia de otras personas, no comento conversaciones privadas. Las batallas culturales se libran con gestión, proyectos, y teniendo un partido detrás", ha señalado ante los medios la presidenta del Comité de Derechos y Garantías del PP.

En su intervención, Pablo Casado también ha acusado a Sánchez y su Gobierno de "improvisación" y cometer "errores" durante la gestión de la pandemia de coronavirus. "El país está sumido de nuevo en una gran depresión por las malas políticas de la izquierda radical. Las ideas tienen consecuencias", ha añadido el líder del PP, que deja clara su hoja de ruta para el curso político.