La primera aparición de Ortega Smith ante la prensa tras sus polémicas palabras afirmando que "las Trece Rosas violaban, torturaban y asesinaban vilmente", ha sido durante un homenaje a la Policía y a la Guardia Civil en Madrid.

Allí, el dirigente de Vox no quiso valorar la denuncia que presentarán contra él familiares de las Trece Rosas y asociaciones de memoria histórica. Al ser preguntado por este tema, se limitó a responder recordando el motivo por el que estaba en el acto: "Apoyo a la Policía Nacional y a la Guardia Civil, lo demás es secundario".

Sus declaraciones han provocado que familiares de estas 13 mujeres asesinadas y varias asociaciones vayan a denunciar al secretario general de Vox por injurias y calumnias. Al ser difundidas por televisión, sus afirmaciones llevan además el agravante de 'publicidad'.

En este sentido, José Antonio Moreno Díaz, abogado del Foro por la Memoria Democrática, ha señalado que "no nos podemos acostumbrar al vómito intelectual al que los representantes de Vox nos quieren acostumbrar".

Por su parte, Willy Meyer, presidente de la Asociación Marcos Ana, ha apuntado que "en este caso, el Fiscal General de Francia hubiese actuado de inmediato. En España tenemos desgraciadamente esta asignatura pendiente".

La sentencia del tribunal franquista le desmiente

Newtral tuvo acceso a la sentencia del tribunal franquista que condenó a muerte a estas 13 jóvenes. En este escrito no se mencionaba ninguno de los supuestos crímenes que Ortega Smith les atribuyó en sus declaraciones. Realmente, fueron condenadas por el Consejo de Guerra, acusadas de un supuesto "delito de adhesión a la rebelión".

Según el fallo, "tenían por misión hacer fracasar las instrucciones político-jurídicas de nuestro estado Nacional" y pretendían "organizarse nuevamente y poder actuar en todas aquellas misiones que pudieran producir aquellos actos delictivos que vulnerasen el orden social y jurídico de la Nueva España".