Los exconsellers de ERC y el vicepresident cesado Junqueras ya se han dirigido al Supremo para solicitar su libertad provisional mediante un escrito en el que admiten que acatan el 155: "Aceptaron y aceptan la aplicación del artículo 155. Desde la más profunda discrepancia política y jurídica han decidido acatar su aplicación e impugnarla por los cauces jurisdiccionalmente oportunos".


Como prueba de ello, dicen, acudieron a la Audiencia Nacional ya como exmiembros del Govern: "Ante la aprobación de las resoluciones de aplicación del artículo 155, decidieron abandonar dichas responsabilidades políticas y asumir el reto electoral fijado por el Gobierno de España".

Aunque no renuncian a sus convicciones políticas, sí lo hacen, sin mencionarla, a la vía unilateral: "Ninguno ocupa actualmente posiciones de poder institucional y en el caso que en el futuro volvieran a ocuparlas, están firmemente comprometidos a canalizar su actuación por las vías del diálogo y la negociación".

Por todo esto piden declarar ante el juez Llarena, para "ratificar su voluntad de actuación futura". Este martes también han presentado su escrito Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez y aunque no han trascendido los detalles, piden su excarcelación y se muestran dispuestos a comparecer ante el juez.