Tras conocerse la sentencia del procés, que condena a penas de entre 9 y 13 años a los políticos independentistas procesados, miles de personas se echaron a las calles de Cataluña para protestar por la sentencia.

En el Aeropuerto de El Prat, las grandes movilizaciones, tanto en el interior como en el exterior de las infraestructuras, fueron disuadidas con cargas policiales en las que se dispararon pelotas de goma y proyectiles de precisión. Hubo al menos tres detenidos.

En total, las manifestaciones se saldaron con 131 heridos. Los casos más graves que se conocen hasta el momento son el de un joven de 22 años que ha perdido un ojo y el de otro chico que ha tenido que ser intervenido quirúrgicamente al sufrir daños en un testículo.

Según ha confirmado el Hospital Clínic de Barcelona, el hombre de 30 años operado por el testículo está estable aunque habría perdido parte de su masa testicular, según informa Alerta Solidària.

 

En el caso del hombre que ha perdido un ojo, fue debido al impacto de una pelota durante las cargas en el aeropuerto que le provocó "un estallido del globo ocular". A pesar de que los médicos trataron de salvarlo mediante una intervención, finalmente el joven ha perdido el ojo.

Todavía se desconoce si el impacto en el ojo se produjo con una bola de 'foam', las que usan los Mossos d'Esquadra, o una pelota de goma, usadas por la Policía Nacional para dispersar las protestas.