La diputada y portavoz adjunta de Vox en el Congreso, Macarena Olona, ha cargado duramente contra el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, asegurando en una comparecencia en el Congreso de los Diputados que quienes le conocen le describen como una persona "con profundos complejos y traumas" que salen a luz cuando ejerce su cargo "con soberbia".

La diputada de la formación de extrema derecha ha defendido que no va a "callarles" con la "financiación" a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en relación al anuncio del ministro durante el día de hoy de completar la equiparación salarial de Policía Nacional y Guardia Civil a la de los agentes autonómicos. Así, ha pedido su dimisión por intentar "acallar voces" y "sobornar" a los miembros de la Guardia Civil.

Olona ha asegurado que "no queda ni la sombra de la toga" de la trayectoria de Grande-Marlaska como juez por su "ilegítima intromisión constante en el poder judicial" y ha sostenido que su figura provoca "rechazo absoluto" entre jueces y mandos de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Incluso, la diputada ha defendido que "si hay Justicia, a este ministro se le podrá ver engrilletado, y serán los mismos agentes quienes le pongan los grilletes por prevaricación y obstrucción a la Justicia".

Además, la diputada ha pedido la dimisión del ministro, entre otros motivos, por haber cesado al coronel jefe de la Guardia Civil de Madrid, Diego Pérez de los Cobos. Un cese por el que Olona ha categorizado de "indigno" a Grande-Marlaska por haber dicho que no está vinculado a la investigación judicial sobre las posibles incidencias de las manifestaciones del 8M en la expansión de la COVID-19.

"Van a tener que cesar a todos el Instituto Armado si lo que pretenden es que dejen de cumplir con sus obligaciones", ha espetado la portavoz de Vox, que ha asegurado que Grande-Marlaska "ha cogido por costumbre cesar y truncar" la carrera de "servidores públicos" que tienen "una hoja de servicio intachable" al haber sido "las bestias negras" contra el independentismo y el terrorismo y que ello "no es casualidad", sino que viene jaleado por sus propios socios de Gobierno.