El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha convocado una conferencia de prensa minutos después de que el lehendakari, Íñigo Urkullu, haya confirmado el adelanto electoral en el País Vasco para el próximo 5 de abril.

El presidente gallego ha tomado la decisión de provocar un adelanto electoral al mismo día que las próximas elecciones vascas, y así lo ha expresado frente a los medios tras haberse reunido en el Consello de la Xunta, un órgano al que es preceptivo que informe de su decisión si decide adelantar las elecciones autonómicas.

El objetivo del adelanto, ha dicho, es "reducir al máximo el periodo electoral de seis o siete meses a 54 días y preservar igualmente al máximo la estabilidad institucional y social que han caracterizado a Galicia los últimos once años".

De este modo, vascos y gallegos votarán a la vez por cuarta elección consecutiva, tras haber coincidido en 2009, 2012 y 2016, aunque Núñez Feijóo ha insistido en que la decisión la ha tomado "pensando en lo que es mejor para Galicia".

Con esta reunión extraordinaria, Galicia provoca un adelanto electoral para coincidir con los comicios vascos al igual que en 2009, en 2012 y en 2016. El objetivo es que sus comicios no coincidan con unas hipotéticas elecciones catalanas.

El anuncio de Urkullu

Ya el lehendakari había anunciado que adelantaba las elecciones en el País Vasco para el próximo 5 de abril en una rueda de prensa realizada por la mañana.

"Hemos comprobado que la dinámica iniciada en el Parlamento Vasco va a hacer muy difícil avanzar en la aprobación de los proyectos o proposiciones de ley que se encuentran en tramitación. Son 29 iniciativas y es improbable que la gran mayoría de ellas puedan aprobarse en los meses que restan de legislatura", ha reconocido Iñigo Urkullu, que ha asegurado que es una decisión que se adopta "en beneficio de la sociedad vasca".

La fecha elegida, ha apuntado el presidente, permitirá al Ejecutivo poder aprobar las directrices económico-presupuestarias de cara al ejercicio 2021 "desde una posición de mayor certidumbre y estabilidad": "Convocar ahora las elecciones supone en la práctica ganar medio año", ha agregado.