Pablo Casado llegaba arropado a la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP en Barcelona, pero la ausencia de Soraya de Sáenz de Santamaría que ha plantado, por segunda vez esta semana, al presidente del Partido Popular.

Casado ha entrado sin responder a las preguntas de los periodistas. Dentro, ha querido hablar claro y lo ha hecho para defender al rey. "Quienes quieren la desunión de España critican, insultan y ultrajan al rey", ha declarado.

De quien no ha querido hablar es de los independentistas, pero sí ha resaltado la importancia de hacer visible la fractura social que, dice, hay en Cataluña. "Nuestra fortaleza moral es hacer visible la realidad de la fractura social creada por los secesionistas", ha señalado el presidente del PP.

Casado ha dejado claro que la defensa de la unidad de España es una prioridad para él y ha afirmado que "solo el PP es la fuerza política que garantiza la aprobación del 155". Además, ha afirmado que empiezan a darse las circunstancias para que tenga que volver a aplicarse el 155.