El Día de Todos los Santos estará marcado este 2020 por la pandemia de coronavirus. Con un nuevo estado de alarma en España, el próximo 1 de noviembre se tendrá que celebrar forma más íntima, con estrictas medidas de seguridad y en un ambiente menos concurrido. Pero, ¿se podrán visitar los cementerios? ¿Habrá restricciones de movilidad para acudir al camposanto?

La Comunidad de Madrid permitirá la circulación a cementerios o lugares de enterramiento comprendidos en zonas restringidas. Según ha explicado el Ejecutivo regional, la condición es que se respeten las medidas de protección individual y colectiva. En una de las zonas con restricciones, Daroca, se encuentra el Cementerio de la Almudena. Del mismo modo, la asistencia a lugares de culto no podrá superar el 50% de su aforo (salvo en las zonas básicas de salud con medidas específicas, donde se reduce a un tercio).

La propia Díaz Ayuso se ha pronunciado al respecto al ser preguntar por el cierre perimetral de Madrid: "En este puente muchos ciudadanos querrían acercar unas flores a un familiar en el cementerio. Esto es dolorosísimo y hay que ser sensibles a la hora de tomar decisiones".

Lo cierto es que cada territorio está adoptando sus protocolos de actuación y medidas de seguridad. Murcia ha enviado un documento a los ayuntamientos con recomendaciones. Así, plantea la necesidad de evitar situaciones en las que no se puede garantizar un mínimo de seguridad y evitar aglomeraciones. En este punto, ha pedido a las personas con riesgo o más vulnerables que eviten ir en días y horas más concurridas. Respecto a las personas que tienen síntomas, insiste Sanidad en que no deben salir de casa.

Por su parte, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha autorizado instalar puestos de venta de flores en los accesos de los cementerios entre los días 30 de octubre y 1 de noviembre aplicando un plan de prevención de contagios. Mantener en todo momento la distancia de seguridad y no formar grupos de más de diez personas en ninguno de los lugares de venta son algunas de las normas que se deberán respetar. Además, estará prohibido cantar, gritar, fumar, consumir bebidas alcohólicas, compartir materiales o cualquier tipo de contacto físico entre no convivientes, y todas las personas de seis años en adelante deberán hacer uso de la mascarilla obligatoria.

Medidas parecidas a las anunciadas por Toledo, en Castilla-La Mancha, que insiste en la necesidad de escalonar las visitas al camposanto para evitar aglomeraciones así como llevar a la práctica todas las medidas recomendadas por las autoridades sanitarias. No obstante, indican que no se prevé "una avalancha" de visitantes que "impida" controlar la situación.

En Asturias, con cierre perimetral en todo su territorio, tampoco habrá impedimento. En Avilés no hay problema ninguno, al considerar como perímetro único todo el municipio. La alcaldesa de Gijón aclaró que se puede acudir al camposanto de Deva y recordó que existe un protocolo de seguridad. En Oviedo, según recoge 'El Comercio', el Ayuntamiento propuso ampliar el perímetro hasta el cementerio municipal para facilitar la labor de la Policía Local.

Mientras, en Jaén se han establecido puertas distintas para la entrada y la salida y un recorrido por el interior de estos recintos para evitar que se crucen las personas. Además, se ha ampliado su horario para facilitar las visitas, ya que del 25 de octubre al 2 de noviembre, los dos camposantos abre ininterrumpidamente de 9:00 a 19:00 horas.

Dentro de este control de aforo, Zaragoza da un paso más. El Ayuntamiento ha puesto en marcha un enlace web, para que los ciudadanos sepan en todo momento cuántas personas hay dentro del recinto del cementerio de Torrero. Así, el contador refleja el número de personas que hay dentro del recinto y también el aforo restante.

En Bilbao también se amplían los horarios de apertura y cierre y se recomienda limitar la permanencia un tiempo máximo de 45 minutos. El Ayuntamiento ha aconsejado anticipar las visitas a los cementerios y ha anunciado que el 1 de noviembre no se podrá aparcar en el interior del cementerio de la capital vizcaína. Todo lo necesario para evitar que los contagios sigan aumentando.