El Gobierno español continúa con las evacuaciones desde Afganistán. En la tarde de este miércoles ha llegado a la base aérea de Torrejón de Ardoz un nuevo vuelo de Dubái con 292 personas abordo. Además, durante el día ha llegado a la misma base otro avión del Servicio Europeo de Acción Exterior, procedente de París, con 39 pasajeros; y se espera otro vuelo procedente de Atenas con unos 40 evacuados.

En esta ocasión, a pie de pista, la ministra de Defensa, Margarita Robles, y el jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad), Teodoro E. López Calderón, han recibido a los afganos colaboradores de España que llegaban en el vuelo. Aunque no han hecho declaraciones a los medios desde la base, en las últimas horas el Ejecutivo sí ha reconocido las dificultades crecientes debido a las trabas que están poniendo los talibanes para acceder al aeropuerto de Kabul.

Pese a ello, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reiterado el objetivo de su Ejecutivo: "Seguimos, sin descanso, para traer al mayor número de afganos posible". Por el momento, y hasta la llegada de la fecha límite del 31 de agosto, España seguirá enviando aviones del Ejército para evacuar a afganos.

Casi 1.500 personas evacuadas por España

Durante la pasada jornada se enviaron tres aviones para repatriar a un total de 435 personas desde Kabul. Una de estas aeronaves aterrizó en la base madrileña de Torrejón de Ardoz con 290 afganos que fueron evacuados por el Ejército del Aire en dos vuelos realizados a primera hora del martes.

El tercer avión español aterrizó en la madrugada del miércoles con otros 145 afganos. Esto es posible gracias a que el pasado domingo, Defensa solicitó a Estados Unidos la posibilidad de realizar tres vuelos diarios para acelerar el ritmo de la operación, ya que solo tenía permiso para operar dos vuelos al día.

En total, desde que arrancaron las evacuaciones, ya son casi 1.500 personas las que han sido trasladadas desde Kabul a nuestro país en aviones españoles. Entre los recién llegados hay más hombres (629) que mujeres (562) y más de 500 menores.

Hasta el momento, España ha derivado a unas 300 personas fuera de sus fronteras, mientras que hay 12 comunidades que ya han recibido a los primeros refugiados.

Viajes continuos para evacuar

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha asegurado que las labores de repatriación continuarán hasta que el Ejército estadounidense, encargado de la seguridad del aeropuerto de Kabul, permanezca en el área. "Mientras podamos y haya un control del aeropuerto, vamos a seguir sacando gente", ha indicado en rueda de prensa desde la base.

Pero Estados Unidos ya ha confirmado su decisión de cumplir con el protocolo negociado con los islamistas y abandonará el aeropuerto el próximo 31 de agosto.

Hasta el momento están participando en el dispositivo de evacuación entre Dubái y Kabul más de 130 militares, pertenecientes al Mando de Operaciones (MOPS), al Regimiento de Operaciones de Información nº1 y al Mando de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra; del Ejército del Aire intervienen militares del Ala 31, del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo, de la Unidad Médica de Aeroevacuación y de la Unidad Médica de Apoyo al Despliegue Aéreo.

En el contingente también se encuentran oficiales médicos y enfermeros pertenecientes al Ala 35, Ala 48 y Ala 78, así como de las agrupaciones de las bases aéreas de Torrejón y Zaragoza, del Mando Aéreo General y de la Unidad de Sanidad de la Agrupación del Cuartel General, todas ellas pertenecientes al Ejército del Aire. De este personal alrededor de 50 militares se encuentran desplegados en el aeropuerto de Kabul para la gestión de operaciones con las aeronaves, en tareas de enlace con el MOPS y con la Embajada, sirviéndoles de vínculo entre la Embajada y las autoridades militares de la OTAN.

Los talibanes prohíben a los afganos ir al aeropuerto

Mientras tanto, la situación en el aeropuerto afgano es cada vez más "dramática", como lo definía la propia ministra de Defensa. Los talibanes ya no permiten el paso de ciudadanos afganos hacia el aeropuerto de Kabul, alegando que la situación es caótica por el gran número de personas que buscan una salida. Allí han establecido 'chekpoints'.

Uno de los portavoces islamistas, Zabihulá Muyahid, ha pedido durante una rueda de prensa a quienes están en las inmediaciones del aeródromo que lo abandonen y marchen a sus casas, en la medida en que no se puede garantizar su seguridad, según el propio portavoz.

Como ya advertía Robles hace unos días, pese a que Estados Unidos mantiene su presencia y control en el aeropuerto, los talibanes hacen que muchos de los que tienen que ser repatriados no puedan acceder al aeropuerto y ejercen "la violencia física contra los niños". "La situación es muy difícil, es un caos y hay muchas dificultades en el acceso", detallaba en una entrevista en Al Rojo Vivo.

Robles también ha reconocido que "sin duda", existe un riesgo de atentado en el aeropuerto de Kabul. "Sin duda, el riesgo de un atentado terrorista en esa situación es real. Tanto las tropas estadounidenses como americanas cuentan con ello, porque existe. Por eso, Biden dijo es que es una de las evacuaciones más difíciles que se han hecho. El riesgo existe", ha apostillado.

Sin duda, el riesgo de un atentado terrorista en esa situación (en el aeropuerto de Kabul) es real"

Margarita Robles

Ante esta situación, ha recomendado que las personas que tienen que salir se "mantengan en grupo" por cuestiones de seguridad e intenten no abandonar el aeropuerto. También ha vuelto a recordar que a los militares les puede ayudar que los afganos porten algún elemento rojo o bandera o griten "España" para que les reconozcan.

Fecha límite: 31 de agosto

Por otro lado, los talibanes apremian a Estados Unidos para que las evacuaciones finalicen antes del 31 de agosto, por lo que las evacuaciones internacionales se están intensificando en las últimas horas.

Los islamistas advierten que de no cumplirse con el plazo estipulado con el Pentágono, "habrá consecuencias". Así lo ha hecho saber otro de los portavoces talibanes, Suhail Shaheen:"Es una línea roja. Biden anunció que el 31 de agosto retirarían todas sus fuerzas militares y no hay necesidad de extender la ocupación. Si buscan más tiempo para las evacuaciones, habrá consecuencias y provocarán una reacción".