Un día después de que el Ejecutivo anunciase que recurrirá la sentencia que lo condena por el caso Couso, Podemos ha manifestado "todo su apoyo a la familia" del cámara de televisión en su lucha judicial contra el Estado por "no haber emprendido en su día acciones" contra Estados Unidos por el asesinato de Couso en Bagdad el 8 de abril de 2003.

José Couso murió tras el ataque del ejército estadounidense al hotel en el que se encontraba y la familia del cámara no ha parado de luchar desde entonces para que se haga justicia. Tras numerosos varapalos a la familia, en 2019, la Audiencia Nacional condenó al Estado por no haber defendido sus intereses ni haber buscado responsabilidades en Estados Unidos.

La formación liderada por Iglesias ha emitido un comunicado en el que asegura que Podemos "discrepa" con el criterio de la Abogacía del Estado de recurrir la sentencia que condenó al Estado a abonar una indemnización a la viuda e hijos del cámara.

"Discrepamos con el criterio de la Abogacía del Estado porque entendemos que la Sala de lo contencioso administrativo de la Audiencia Nacional se ha pronunciado claramente sobre la procedencia de la indemnización y reparación establecida", ha recalcado, apuntando que seguirán "trabajando para que a la viuda, hijos y familia de José Couso les sea plenamente reparado el daño causado".

"Discrepamos con el criterio de la Abogacía del Estado"

Un apoyo, ha añadido la formación morada, que ha venido dando "de forma ininterrumpuida desde hace años, tanto para llevar adelante las acciones de denuncia política por este hecho, como en apoyo de la batalla jurídica que, con inmensas dificultades, se ha seguido ante la jurisdicción penal española hasta el archivo definitivo de la investigación como consecuencia de la reforma de la jurisdicción universal realizada por el gobierno de Mariano Rajoy".

Cronología del 'caso Couso'

El 8 de abril de 2003, el ejército de Estados Unidos disparó contra el Hotel Palestina, en Irak, donde se alojaban diversos corresponsales de prensa. En el ataque murieron tres periodistas, entre ellos el cámara español José Couso.

Estados Unidos, liderado entonces por George W. Bush, se justificó alegando que había actuado en defensa propia, ante el peligro de que sus tropas fuesen atacadas por unos francotiradores que, decían, estaban en la azotea del hotel. Algo que no pudieron demostrar. El Gobierno del PP, con José María Aznar como presidente, no interpuso ningún tipo de queja, por lo que fue la familia la que llevó el caso a la Audiencia Nacional.

El caso fue archivado al considerarse que solo fue un "acto de guerra"

En 2005, dos años después del asesinato, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ordenó la detención internacional de los tres militares responsables de la muerte de Couso con el objetivo de extraditarlos. Sin embargo, el fiscal Pedro Rubira recurrió la decisión y, al año siguiente, el caso fue archivado al considerarse que solo fue un "acto de guerra" contra un enemigo erróneamente identificado.

Tras el archivo de la Audiencia Nacional, la familia de Couso recurrió ante el Tribunal Supremo y, en 2010, este les dio la razón, consiguiendo que se reabriese el caso. La investigación cobró peso cuando, según documentos de Wikileaks filtrados años más tarde, Estados Unidos presionó al Gobierno de España para que frenara el caso.

En 2015, el Partido Popular aprobó la reforma de la justicia universal, que prohíbe perseguir delitos cometidos fuera del territorio español y el caso Couso fue archivado de nuevo. Así, el año pasado la familia decidió recurrir al Tribunal de Estrasburgo para intentar llevar a juicio a los culpables y finalmente la Audiencia Nacional condenó al Estado español a indemnizar a los familiares por no haberles prestado el apoyo necesario.