Dentro de su coche y parada en mitad de un paso de cebra, así se ha quedado Esperanza Aguirre. Las imágenes las ha publicado elplural.com, que cuenta que la expresidenta madrileña conducía a tanta velocidad que no pudo frenar a tiempo ante un semáforo en rojo.

Ocurrió este viernes al mediodía en el cruce de las calles San Bernardo y Pez, en el centro de la capital.

La imprudencia provocó que varios transeúntes y otros conductores la interpelaran, pero la exdirigente del PP se mantuvo impasible. Parar en mitad de un paso de peatones está expresamente prohibido por el Código de Circulación y puede ser multado con 200 euros.

Aguirre ya en su día reprochó a Carmena el mal estado de la pintura de los pasos de cebra. "Es demencial, no hay pintura. Los pasos de peatones no se pintan", aseguró.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid arrastra una controvertida trayectoria como conductora. En 2014 aparcó en doble fila en plena Gran Vía y cuando un agente se disponía a multarla, se dio la fuga.

"Parece como si en España no hubiera problemas más importantes que el que le pongan una multa a una sexagenaria", aseguraba entonces.

Un coche patrulla tuvo que perseguirla hasta el garaje de su casa pese a las advertencias de los policías que le pedían que se detuviera. "Me multaron, yo pregunté si me me iban a quitar la multa, pero me dijeron que me la habían puesto", explicó entonces.

Un incidente que quedó en nada tras la visita de Aguirre a los tribunales. El juez archivó la causa.