El curso acabará en junio y, salvo excepciones, la "regla general" será pasar de curso. Es lo que han acordado este miércoles el Ministerio y Educación y las comunidades autónomas, aunque no han aclarado si los alumnos podrán volver a las aulas antes de que acabe el curso escolar.

La ministra de Educación sí ha insistido en que "se mantiene la duración del curso escolar", que no se verá finalizado antes de tiempo ni alargado, aunque se podrán abrir los centros en julio para clases de refuerzo.

No se perderá el curso por el coronavirus

La ministra ha afirmado en que "la sustitución de la actividad presencial por la actividad educativa a distancia no puede suponer la pérdida del curso". Por lo tanto, ha reiterado, "ningún alumno perderá el curso por causa relacionada con el Covid-19".

"La promoción de curso será la norma general", ha explicado la ministra, que ha insistido en que "siempre lo es, siempre lo ha sido. La repetición es la excepción, ahora con mayor motivo. Es necesario hacer una evaluación equitativa", ha argumentado.

"La repetición de curso será una medida excepcional que deberá estar sólidamente argumentada".

Ha apuntado, además, que "la repetición de curso deberá estar sólidamente argumentada y acompañada de un plan preciso de recuperación en cada uno de los informes individualizados que entregaremos a cada alumno".

"La titulación debe ser la práctica habitual para los alumnos de 4º de ESO, 2º de Bachillerato y de Formación Profesional", ha reiterado.

Evaluación continua

"Se adaptará la evaluación, la promoción y la titulación. La evaluación será continua". Además, la ministra ha asegurado que "se adaptará la actividad lectiva a las circunstancias".

La idea es "que se haga una evaluación integral y continua del alumno" y que, "el próximo curso tendrá que incorporar aquellas competencias o aprendizajes esenciales que no han podido ser cubiertos en este curso".

"La evaluación, la promoción y la titulación se adaptará a las circunstancias".

"Se utilizarán diferentes herramientas de educación a distancia con un especial esfuerzo en atender a los estudiantes con dificultad de acceso y se usarán instrumentos digitales a los que tienen necesidades educativas especiales", ha explicado la ministra.

El tercer trimestre será para repasar

"Se flexibilizará el currículo y las programaciones didácticas", ha continuado Celáa, que ha asegurado que "hay que centrarse en los aprendizajes imprescindibles, cuidando no sobrecargar al alumnado de tareas excesivas": "Se aprovechará el tercer trimestre para la recuperación, el repaso y el refuerzo con actividades flexibilizadoras".

Actividades de refuerzo en julio

"El curso escolar continúa y continúan los aprendizajes adaptados a las circunstancias", ha explicado Celáa, que ha anunciado que "en verano se organizarán y apoyarán actividades de refuerzo en formas adaptadas con actividades lúdicas, pero no habrá actividad lectiva".

Un mes sin clases

Así, Celáa ha añadido que "es de justicia" reconocer la labor de niños y jóvenes "aguantando el confinamiento y aprendiendo desde sus casas". Más de 8 millones de alumnos de enseñanzas no universitarias se han visto afectados por el cierre de los centros al decretarse el estado de alarma.

"Por este esfuerzo abordamos el reto sin precedentes con dos criterios elementales: coordinación y diálogo con las comunidades autónomas y con la comunidad educativa", ha explicado la ministra, reivindicando la necesidad del "equilibrio entre mantener el estudio y que los alumnos no se sientas desbordados".

tres, el periodo en el que las clases fueron presenciales antes de que se decretara el estado de alarma y 8,2 millones de alumnos de enseñanzas regladas no universitarias se viesen afectados por el cierre de los centros.