La más que probable investidura de la socialista María Chivite como presidenta de Navarra, gracias a un acuerdo de gobierno con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra y la casi segura abstención de EH Bildu, aleja aún más la elección de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno con la abstención de PP y Ciudadanos.

Los de Pablo Casado y Albert Rivera han reforzado este lunes su negativa a Sánchez. En el PSOE dan por cerrada la vía del gobierno de coalición con Unidas Podemos y lanzan un claro mensaje a Partido Popular y Ciudadanos y les piden responsabilidad.

Desde Ciudadanos, sin embargo, Albert Rivera denuncia que "Sánchez quería un argumento para atrincherarse en el poder" porque "es capaz de tirarse de cabeza a los acuerdos con quienes quieren liquidar el país" y asegura que "el pacto de Navarra simboliza la ruptura de Pedro Sánchez con los constitucionalistas".

Además, el líder de Ciudadanos añade: "Quien no quiera el 'plan Sánchez', que nos apoye porque esta es su casa".

Ni Casado ni Rivera contemplan la abstención y menos aún después del acuerdo del PSN en Navarra.

Por su parte, el secretario general del PP, Teodoro García Egea ha disipado cualquier duda sobre la abstención para permitir un ejecutivo de Pedro Sánchez: "El PSOE no puede pretender que le apoyemos o nos abstengamos, eso está absolutamente descartado" y ha negado discrepancias internas sobre este asunto.

García Egea considera que PSOE no tiene "interés" en que el PP facilite la investidura. Apunta que así lo demuestra el hecho de "apartar" a los constitucionalistas en Navarra para "aliarse" con Bildu.

EH Bildu pide la abstención

Después del acuerdo alcanzado por el Partido Socialista de Navarra y de que las bases de la formación lo hayan respaldado por una rotunda mayoría, Bildu ha confirmado que consultará a la militancia y que propondrá que el voto sea la abstención. Consideran lo más positivo para continuar con algunas de las políticas alcanzadas durante la última legislatura en Navarra.