"Quedarse en casa salva vidas, hoy, más que nunca". En estos términos se ha expresado el presidente de la Región de Murcia donde los contagios se han disparado en los últimos días, con una incidencia acumulada de más de 700 casos por cada 100.000 habitantes. De esta manera ha procedido a anunciar las nuevas restricciones que se aplicarán a partir de este jueves 14 de enero y durante los próximos 14 días.

Así, quedan prohibidas las reuniones sociales, familiares y lúdicas, restringidas al máximo y permitidas solo entre convivientes. Esta medida contempla excepciones, como los lugares de trabajo o los centros educativos, los hijos que vivan en un domicilio diferente al de alguno de los progenitores, el cuidado de personas mayores y dependientes y las personas con vínculo de pareja.

Salvo esas excepciones, "toda actividad que implique quitarse la mascarilla es de extremo riesgo y está prohibida en nuestra Región", ha recalcado Fernando López Miras, quien ha considerado que atravesamos "el peor momento de la pandemia".

"La situación actual en el mundo, en España y en la Región de Murcia es muy preocupante y exige que se frene de inmediato el número de contagios", ha defendido Miras.

Haciendo un llamamiento a la responsabilidad ciudadana, porque, dice, "de nada sirve que sean muchos los que se comportan de forma responsable si hay otros que no lo hacen", el presidente autonómico también ha criticado que las medidas no se estén tomando a nivel nacional.

"Cada día nos levantamos con una medida diferente de cada comunidad autónoma, un virus que afecta a todo el territorio lo afrontamos de 17 formas diferentes. Que una comunidad autónoma se tomen unas decisiones y otra cercana otras, no tiene sentido", ha manifestado en rueda de prensa.