El poeta José Manuel Caballero Bonald, Premio Cervantes del año 2012, ha fallecido a los 94 años en Madrid. Miembro destacado de la Generación de los 50, la suya es una de las voces contemporáneas más destacables de la literatura española.

Poeta, novelista y ensayista, Caballero Bonald nació en Jerez de la Frontera (Cádiz) en 1926. De padre cubano y madre de ascendencia aristocrática francesa, estudió Filosofía y Letras en Sevilla y náutica y astronomía en Cádiz. Publicó su primer poemario, 'Las adivinaciones', en 1952, tras obtener con él un accésit del Premio Adonáis. Dos años antes había ganado el Platero de poesía.

Fue profesor de Literatura Española en la Universidad Nacional de Colombia y en el Centro de Estudios Hispánicos del Bryn Mawr College. También fue director literario de la Editorial Júcar, subdirector de Papeles de Son Armadans y trabajó en el Seminario de Lexicografía de la Real Academia Española. Asimismo, dirigió un sello discográfico y editó en 1966 un archivo del cante flamenco, compuesto de una monografía y una serie de grabaciones in situ.

Su trayectoria como novelista comenzó con 'Dos días de setiembre' (1962; premio Biblioteca Breve), a la que siguieron 'Ágata ojo de gato' (1974; premio Barral, al que renuncia, y de la Crítica), 'Toda la noche oyeron pasar pájaros' (1981), 'En la casa del padre' (1988) y 'Campo de Agramante' (1992), que han sido reeditadas repetidas veces y traducidas a diferentes idiomas.

Es también autor de los libros de memorias 'Tiempo de guerras perdidas' (1995) y 'La costumbre de vivir' (2001) que se subdivide en una tercera parte, 'Olvidos aplazados' en una edición conjunta titulada 'La novela de la memoria' (2010).

Su obra poética completa está recogida en el volumen 'Somos el tiempo que nos queda'. También publicó diversos libros de ensayos y crónicas de viaje y realizó adaptaciones de obras de teatro clásico castellano, entre ellas 'Abre el ojo', de Rojas Zorrilla, 'Don Gil de las calzas verdes', de Tirso de Molina, y 'Fuenteovejuna', de Lope de Vega, estrenadas respectivamente en Madrid en 1978, 1994 y 1998.

Fue presidente de la sesión española del PEN Club Internacional, cargo del que dimitió en 1981, y en 1998 creó la Fundación que lleva su nombre. En su honor, se creó en 2004 el Premio Internacional de Ensayo Caballero Bonald.

Muestras de cariño desde el mundo de la política y la literatura

El Ministerio de Cultura ha lamentado a través de Twitter el fallecimiento de Caballero Bonald, "uno de los grandes escritores de nuestro tiempo". En la misma red social se ha pronunciado sobre su pérdida Pedro Sánchez, que ha enviado su "pésame y cariño para su seres queridos".

 

 

También la titular de Hacienda, María Jesús Montero, ha reaccionado a su muerte en Twitter. "Se nos ha ido José Manuel Caballero Bonald. Los que amamos la literatura nos quedamos sin una sensibilidad única", ha escrito la ministra portavoz del Ejecutivo. El PSOE también ha trasladado su pésame recordando los versos del poeta: "Vivo allí donde estuve, junto al mar delirante, libre velocidad inmóvil orillada de fuego, bosque lustral de la alegría".

Las muestras de cariño han llegado también desde Andalucía, su tierra natal, por parte del alcalde de Sevilla, Juan Espadas, o la expresidenta de la Junta Susana Díaz, que ha lamentado que hoy es "un día triste para las letras andaluzas". "Se nos ha ido José Manuel Caballero Bonald, uno de los grandes escritores de nuestro tiempo. Hijo predilecto de Andalucía, luchador antifranquista y genio de la palabra. Descanse en paz".

También la escritora y exconsejera de Cultura de la Comunidad de Madrid Marta Rivera de la Cruz ha recordado al poeta, de quien ha destacado que fue una de las personas que impulsó, "con generosidad infinita", su carrera de escritora: "Me quedan sus libros y la gratitud que le debo, pero no es bastante. Era un hombre bueno. Qué tristeza, qué pena", ha escrito.

Por su parte, el escritor Fernando Aramburu ha expresado su pena por la muerte del "maestro" Caballero Bonald y ha recordado sus versos: "Si miras un reloj y esperas impasible a que pase un minuto, comprenderás al fin en qué consiste la eternidad."