La infanta Pilar de Borbón, hermana mayor del rey Juan Carlos, ha muerto este miércoles a los 83 años en el Hospital Ruber Internacional de Madrid, donde permanecía ingresada desde el pasado domingo.

La duquesa de Badajoz sufría un cáncer de colon que la llevó a pasar por el quirófano el pasado mes de febrero y a someterse a un tratamiento de quimioterapia.

A pesar de ello, según informaba la revista Semana este miércoles, el motivo del ingreso no había sido la enfermedad, sino una bronquitis.

Tanto el rey Juan Carlos como la reina Sofía han acudido este miércoles al hospital Ruber Internacional después de que la familia les comunicara que el estado de salud de la tía de Felipe VI era muy grave. Ambos han abandonado la clínica pasadas las 14.30 horas, al poco de confirmarse el fallecimiento de la infanta Pilar.

En las últimas horas, también habían acudido al centro sanitario sus cinco hijos -Simoneta, Juan, Bruno, Luis y Fernando- a la vista del empeoramiento de su madre. Tras esa visita, Juan Gómez Acebo, ha señalado ante los medios que su estado era muy delicado: "Está muy malita la pobre".

La capilla ardiente de la infanta Pilar de Borbón se ha instalado en su domicilio de Madrid, donde ya la han visitado los reyes Felipe y Letizia, así como el rey emérito Juan Carlos y doña Sofía.

Asimismo se ha visto acceder al domicilio a la infanta Elena en un coche que conducía su hija Victoria Federica, mientras que su hijo Froilán ocupaba uno de los asientos traseros.

Hasta el domicilio de la fallecida se ha trasladado también el hijo mayor de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín, Juan. Todos ellos han participado en un oficio religioso por la infanta Pilar.

Desde primera hora de la tarde, han ido llegando a la residencia otros familiares y amigos de la hermana del rey Juan Carlos. Entre ellos, el duque de Calabria, Pedro Borbón-Dos Sicilias; el abogado Antonio Garrigues Walker; Cayetano y Fernando Martínez de Irujo, y el padre Lezama.

También han sido numerosos los ramos y coronas de flores enviados por personas e instituciones.

El pasado mes de septiembre, Pilar de Borbón ya estuvo ingresada varios días en una clínica de Mallorca debido a una bajada de defensas, pero a los pocos días recibió el alta, aunque su imagen saliendo del centro en silla de ruedas puso de relieve su bajón físico.

Ello no impidió que a las pocas semanas volviera a aparecer en público. En octubre, asistió a los actos de la patrona de la Guardia Civil en la Comandancia de Palma con su hija Simoneta y en noviembre no quiso perderse la presentación del rastrillo solidario de la asociación Nuevo Futuro, de la que es presidenta de honor desde hacía más de 40 años.

Fue precisamente en su condición de presidenta honorífica de la ONG, dedicada a la acogida de menores tutelados sin familia, cuando fue recibida por los reyes en julio de 2018 para exponer los proyectos de la entidad por su 50 aniversario.

En enero de ese año también participó en un acto público con los reyes, su hermano y doña Sofía en el Palacio de El Pardo con motivo de la entrega de los Premios Nacionales del Deporte 2017.

Al igual que sus hermanos, también sufría de artrosis, y fue operada de las dos caderas, por lo que en los últimos años tuvo problemas de movilidad que le obligaban a caminar con cierta dificultad.