Entra en vigor el billete personalizado de Renfe. Desde este lunes los viajeros tendrán que dar "obligatoriamente" su nombre, su número de teléfono móvil y otros datos de contacto cuando procedan a comprar un billete de cualquier tipo de tren.

La compañía implanta esta medida de carácter "preventivo" por la actual crisis del COVID-19 y explica que es para poder contactar con los viajeros en caso de alerta sanitaria o de registrarse alguna incidencia en la circulación de los trenes.

 

Renfe asegura que el tratamiento de estos datos cumplirá con todas las obligaciones que impone la normativa vigente en materia de protección de datos.

"La actual situación sanitaria aconseja implantar el billete personalizado, que repercutirá en un beneficio de los viajeros, sus familias, el personal de a bordo de los trenes y, en definitiva, de la sociedad", indicó Renfe en un comunicado.

La operadora añade que, de esta forma, podrá "contactar de forma inmediata con los viajeros" para informarles de si, por ejemplo, se diera el caso de que hubieran estado en contacto con personas contagiadas con el fin de "poner en marcha los correspondientes protocolos sanitarios".

Las ventas a través de Renfe.com, App RenfeTicket, taquillas de estaciones y venta telefónica serán las primeras en adoptar estos billetes personalizados, y posteriormente se implantará también en agencias de viaje presenciales, según explica la empresa.

Actualmente, en pleno estado de alarma, la compañía opera al 10% de su capacidad habitual y apenas transporta a unos 1.500 viajeros al día. En concreto, Renfe sólo tiene permitido poner en circulación el 30% de su oferta habitual. Además, sólo puede vender el 30% de la plazas con el fin de garantizar las distancias de seguridad.