En Torrelles de Foix, Barcelona, ven injusto que Hacienda paralice sus remesas de dinero mensuales. “En el pago a proveedores, tener esta asignación de menos nos hace ir ahogados”, explica Manel Arévalo, primer teniente de alcalde de la localidad.

Desde el consistorio reconocen que no han presentado la liquidación de sus cuentas de 2014 y 2015, como exige la ley. Dos ejercicios que también debe Rubite, en Granada, que ya va a ponerse al día. “No queremos perder los fondos del estado que nos retienen y son un ingreso importante que tiene el Ayuntamiento”, explica Arsenio Vázquez, alcalde de Rubite.


Turrellas y Rubite son dos de los 139 ayuntamientos a los que Montoro retiene su financiación mensual por no tener sus cuentas o las de sus empresas públicas al día. En este último caso está el consistorio de Villamartín. “Estoy de acuerdo en presentar las cuentas pero tiene que ir acompañado de cierta flexibilidad y cierto razonamiento según los casos”, señala Juan Luis Morales, Alcalde de Villamartín, en Cádiz.

Flexibilidad que también pide el alcalde de Forcall en Castellón. No han presentado las cuentas de 2015 porque el encargado de hacerlo estaba de baja. “Esta ley ataca a la autonomía de los pueblos pequeños”, apunta el alcalde del municipio.

Dejar de recibir los 6.000 euros al mes procedentes del Estado significa para ellos tener menos liquidez, dicen, para servicios sociales.