María Jesús Montero ha defendido el uso de las vacunas y, en general, el trabajo de todos los investigadores durante la crisis sanitaria originada por el coronavirus, así como "a lo largo de la historia", frente a las polémicas declaraciones de algunos personajes públicos que se han posicionado en contra.

Es el caso de Miguel Bosé, que ha llegado a decir que el objetivo del Gobierno es, en colaboración con Bill Gates, implantar microchips a los ciudadanos para tomar control de sus actuaciones y pensamientos. "Una vez que activen la red 5G, clave en esta operación de dominio global, seremos borregos a su merced y necesidades", apuntó en redes sociales.

En la misma idea ha insistido José Luis Mendoza, el presidente de la Universidad Católica de Murcia, que ha dicho que "nos quieren implantar unos chips en el cerebro para controlarnos", apuntando que esto "no es voluntad de Dios, sino de las fuerzas del mal".

"Sin ciencia no hay futuro, es lo único que nos permite superar estos retos tan dramáticos"

La titular de Hacienda y portavoz del Gobierno ha recordado en una comparecencia posterior al Consejo de Ministros que "se trata de proteger las vidas sobre todo las de las personas más vulnerables" y que "las vacunas son eficaces para prevenir y erradicar enfermedades".

De la misma manera, Montero, que es médico de profesión, ha defendido que es "la ciencia la que nos va a sacar de esta situación, como ha ocurrido a lo largo de nuestra historia". También ha trasladado un mensaje de agradecimiento "a los investigadores de altísima calidad, que a veces no tienen horas para poner su talento a disposición de la ciencia".

Una materia que, a su juicio, "no se ha puesto en valor" de la misma manera con todos los gobiernos. "Sin ciencia no hay futuro, es lo único que nos permite superar estos retos tan dramáticos que nos pone la naturaleza sobre la mesa", ha sentenciado.

El ministro de Sanidad trasladó un mensaje muy similar en su primera entrevista, en Al Rojo Vivo, desde que comenzara la pandemia de COVID-19. Salvador Illa desmintió las teorías conspiranoicas de Hermann Tertsch, que dijo que el virus se liberó en un laboratorio de China.

"Las evidencias científicas en absoluto sustentan esta afirmación que ha hecho este diputado. Más bien sustentan que proviene de un reservorio animal. Más que opinar, hay que atenerse a lo que dicen los científicos", sentenció.