La exhumación de Franco del Valle de los Caídos se ha realizado tal y como estaba previsto. Cubriendo la tumba se ha instalado una carpa con techo a la que sólo podían acceder la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, un forense de la Audiencia Nacional, varios operarios y dos de los nietos del dictador, Cristóbal y Merry Martínez-Bordiu.

Cuando se ha procedido a la exhumación y se ha levantado la losa, momento de máxima expectación dentro de la basílica y bajo la carpa azul, se ha vivido una situación tensa, según ha podido saber laSexta.

Una tensión que ha sido protagonizada por la nieta favorita del dictador, Merry, quien, según fuentes presentes en la exhumación ha estado en todo momento con actitud provocadora dirigiéndose a la ministra, hablando en todo momento de que se estaba produciendo una profanación de una tumba e incluso tomando notas y maldiciendo.

La ministra no ha querido pronunciar ningún tipo de respuesta ante la actitud provocadora.

En este vídeo puedes ver cómo se ha desarrollado la exhumación de Franco.

La familia Franco, crítica con el Gobierno y los medios

Tras la exhumación, la familia Franco ha compartido un comunicado en el que se pronuncian en la misma línea que la nieta durante el levantamiento de la tumba y crítico con el Gobierno y los medios de comunicación.

"Hoy, 24 de octubre de 2019, el Gobierno con el aval de los demás poderes del Estado y de la jerarquía eclesiástica, ha consumado la profanación del sepulcro de nuestro abuelo Francisco Franco con grave atropello de nuestros derechos fundamentales", arranca la misiva.

De esta manera acusa al Gobierno de presentar "como una victoria de la democracia", algo que, dicen "no es más que un impúdico circo mediático que solo busca propaganda y rédito electoral".