En la campaña del PP madrileño en 2007 había mítines por todo lo alto, donde no se escatimaba en gastos, tal y como apuntan los papeles del exgerente Beltrán Gutiérrez. Tanto que dejó un agujero en la formación de dos millones de euros, que según contó en Al Rojo Vivo el exalcalde de Boadilla, González Panero, se intentó tapar pidiendo ayuda a 30 alcaldes en un reunión con Granados.

En esa campaña donde presuntamente no se respetó el límite legal de gasto, consiguió la mayoría absoluta Esperanza Aguirre, que hace unos días contestó también en Al Rojo Vivo al exalcalde de Boadilla: "No tiene mucha credibilidad, la verdad".

Una supuesta forma de encubrir las deudas que se repitió presuntamente también en Valencia y también en 2007. Según la justicia, el PP consiguió reducir su deuda gracias al pago irregular de empresarios que se hicieron cargo de los gastos de los mítines.

En 2007 los presuntos modos de Madrid también se repitieron supuestamente en Baleares, donde un empresario cuya empresa aparece en los papeles de Beltrán Gutiérrez reconoció financiación irregular en la campaña de Matas.