Tras reunirse con Pedro Sánchez y el Comité de Seguimiento del Coronavirus, el rey Felipe VI ha ofrecido un mensaje a la ciudadanía en el que ha llamado a estar unidos frente a esta crisis sanitaria, dejando "a un lado nuestras diferencias".

"Ahora debemos dejar de lado nuestras diferencias. Debemos unirnos en torno a un mismo objetivo: superar esta grave situación. Y tenemos que hacerlo juntos; entre todos; con serenidad y confianza, pero también con decisión y energía", ha señalado en una intervención que llega cuatro días después de que el Ejecutivo decretara el estado de alarma.

En este sentido, el monarca ha recordado que nuestro país ha "pasado por situaciones muy difíciles, muy graves", pero siempre las ha superado, al igual que ocurrirá con esta crisis sanitaria. "España es un gran país; es un gran pueblo que no se rinde ante las dificultades".

"España es un gran país, un gran pueblo que no se rinde ante las dificultades"

Así, ha trasladado un mensaje de esperanza a toda la población española, señalando que "este virus no nos vencerá", sino que nos hará "más fuertes como sociedad". Una sociedad que, ha recalcado, "es comprometida, solidaria y unida", y que se mantiene "en pie frente a cualquier adversidad".

Pero este mensaje no solo ha estado dedicado a la ciudadanía, Felipe VI también ha recordado a todos los servicios públicos, con especial atención a los trabajadores sanitarios, porque "están ayudando y se están sacrificando por los demás".

"Sabíamos que tenemos un gran sistema sanitario y unos profesionales extraordinarios. Tenéis nuestra mayor admiración y respeto, nuestro total apoyo. Sois la vanguardia de España en la lucha contra esta enfermedad, sois nuestra primera línea de defensa", ha apuntado el jefe del Estado, haciendo referencia a los que están "cuidando a los afectados, curando a los enfermos y dando consuelo y esperanza a los que lo necesitan".

El rey también ha mostrado su agradecimiento a los trabajadores sanitarios

Y es que, para el rey "la profesionalidad, la entrega, el coraje y el sacrificio" de los que forman parte del sistema sanitario "son un ejemplo inolvidable", por ello, asegura, no les puede "sorprender que desde las casas de toda España se oiga un aplauso emocionante y sentido, un aplauso sincero y justo".

Precisamente, desde algunas de esas casas, este jueves se ha escuchado una cacerolada a las 21:00 horas durante el discurso de Felipe VI. Pero en este caso, no eran gritos de agradecimiento ni ovaciones, sino todo lo contrario. Los ciudadanos le han pedido al jefe del Estado que su padre devuelva todo el dinero que, presuntamente, defraudó para que el Estado lo invierta en Sanidad.

Esta iniciativa también se ha difundido a través de la plataforma 'Change.org', en la que casi 200.000 internautas han firmado para pedir que el rey emérito devuelva los 100 millones de euros que recibió, supuestamente, de comisiones de Arabia Saudí.