Al menos un 9% de los ancianos que vivían en residencias murieron durante la crisis del coronavirus, un porcentaje que representa a al menos 29.000 personas de 14 autonomías.

Según informa eldiario.es, que ha recopilado datos proporcionados por las comunidades autónomas y que el Gobierno central todavia no ha hecho públicos, la pandemia no ha afectado de manera igual a los centros de mayores de España.

Así, en la Comunidad de Madrid murieron (por todas las causas) un 17% de las personas que vivían en residencias, en Castilla-La Mancha un 11%, en Castilla y León un 11%, mismo dato que en Extremadura. Si se desglosan los datos, el porcentaje de fallecidos con síntomas o confirmados de Covid-19 en Madrid es del 12,4% (5.981 personas), en Castilla-La Mancha del 10% (2.485 personas), en Castilla y León del 5,5% (2.591 personas) y en Extremadura del 6,5% (432 personas).

En Andalucía han fallecido (por todas las causas) un 5% de ancianos de residencias, en Asturias un 8,8%, en la Comunitat Valenciana un 4,1%, en Galicia un 4,4%, en Navarra un 9,6%, en Cantabria un 8,2%, en Canarias un 5,1%, en Baleares un 7,4% y en Murcia un 7,8%.

Otras comunidades como Cataluña no han proporcionado el total de fallecidos por todas las causas, pero sí el de muertos con síntomas o con coronavirus confirmado, un porcentaje que asciende al 8,3% (4.091 personas). Por su parte, Euskadi no ha proporcinado datos de fallecidos en residencias.

Se trata de muertes registradas entre el 8 de marzo y hasta la semana del 15 al 19 de junio y, sin incluir a Cataluña, más de la mitad de los residentes (55%) murieron con una prueba PCR positiva por coronavirus o con síntomatología compatible.

Si atendemos solamente a muertes confirmadas por Covid-19 o con sintomatología, en España murieron durante la pandemia al menos 19.611 personas que vivían en residencias de ancianos y Madrid, Cataluña, Castilla-La Mancha y Castilla y León acumulan tres de cada cuatro muertes por este motivo.