A solo dos días de que decaiga el estado de alarma, el Govern de Cataluña ya ha puesto sobre la mesa las restricciones contra la pandemia de coronavirus que aplicará a partir del 9 de mayo.

Esta comunidad, al igual que la mayoría de las demás, eliminará el confinamiento perimetral y el toque de queda. Es decir, a partir del próximo domingo, estarán permitidas las entradas y salidas de Cataluña sin necesidad de presentar ningún justificante de movilidad.

Respecto al resto de medidas relacionadas con los aforos, la Fiscalía ha respaldado que las reuniones sociales estén limitadas a seis personas y que los actos religiosos y las ceremonias civiles estén restringidos a un aforo del 50%. Si bien, es el Tribunal Superior de Justicia el que tiene que tomar una última decisión al respecto.

Y es que, al no disponer del paraguas jurídico del estado de alarma, las medidas que supongan una limitación de derechos fundamentales tendrán que ser avaladas por un juez. Algo que también podría ocurrir con las que afecten a los horarios de los comercios, en caso de que alguna entidad o ciudadano presente una demanda contra las mismas.

Asimismo, la Generalitat limitará el horario de apertura de la restauración y hostelería a las 23:00 horas, mientras que los locales de ocio nocturno continuarán cerrados.