El próximo 27 de abril los niños de toda España de hasta 14 años podrán salir a la calle acompañados de un adulto. A pesar de que el Ministerio de Sanidad no ha hecho obligatorio el uso de mascarillas para los menores, al igual que tampoco lo ha hecho para los adultos, sí que recomienda su uso en salidas al exterior, al igual que otras medidas de distanciamiento físico para la protección ante el coronavirus.

Ante este escenario es importante saber que existen mascarillas específicas para los niños. El BOE publicado el pasado 19 de abril establece una serie de indicaciones sobre cómo deben ser estas mascarillas higiénicas, que tendrán que regirse por las especificaciones técnicas de la Asociación Española de Normalización (UNE 0065).

Esta nueva especificación proporciona a los fabricantes de mascarillas unos requisitos claros para la fabricación de mascarillas higiénicas reutilizables con la garantía de que, si se fabrican con respecto a lo establecido, se conseguirá eficacia de filtración bacteriana y respirabilidad adecuadas, sin necesidad de realizar ensayos si utilizan los materiales especificados.

Cómo deben ser las mascarillas para niños

Las mascarillas para niños menores de 12 años constan de tres tallas diferenciadas: pequela (de 3 a 5 años), mediana (de 6 a 9 años) y grande (de 10 a 12 años). La pequeña tendrá una anchura sin contar con la sujección de 13 centímetros y una altura de 5,5 centímetros, la mediana de 15x6,5 centímetros y la grande de 17x8,5 centímetros. Los niños mayores de 12 años deberán utilizar mascarillas para adultos.

Mientras que las mascarillas para adultos tendrán tres pliegues, las de niño tendrán solo dos. En el caso de que los cordones sean de sujección en la cabeza tendrán que ser de 10 centímetros para la talla pequeña, de 11 para la talla mediana y de 12 para la talla grande.

Si el arnés utilizado abarca la cabeza del niño entera se estipula un contorno de cabeza por edades, que puedes consultar a continuación:

¿Qué tienen que señalar en el embalaje?

El embalaje de las mascarillas debe incluir el nombre, la marca comercial o cualquier otro medio de identificación del fabricante o proveedor, así como la talla y el rango de edad.

Además, deberá señalarse la advertencia de uso personas, la advertencia sobre la supervisión por un adulto de la colocación, los símbolos de conservación y el número máximo de lavados permitidos para que garantice seguridad. También deberá incluir el número del documento UNE 0065:2020 y la siguiente advertencia:

"ADVERTENCIA: Este dispositivo no es un producto sanitario en el sentido de la Directiva 93/42 o del Reglamento UE / 2017/745, ni un equipo de protección individual en el sentido del Reglamento UE / 2016/425"

Cómo colocar la mascarilla para niños

La mascarilla deberá colocarse sobre la piel desnuda, sin la presencia de cabello en contacto con la piel del usuario, y siguiedo nueve pasos:

  • Lavarse las manos con agua y jabón o una solución hidroalcohólica antes de manipular la mascarilla
  • Identificar la parte superior de las mascarillas
  • Situar la mascarilla en la cara, a la altura de la nariz y si se dispone de pieza nasal, ajustarla a la nariz
  • Sostener la mascarilla desde el exterior y sujetar el arnés de cabeza detrás de la misma, o a ambos lados de las orejas, sin cruzarlos
  • Bajar la parte inferior de la mascarilla a la barbilla
  • Verificar que las mascarilla cubre la barbilla
  • Pellizcar la pieza nasal con ambas manos para ajustarla a la nariz
  • Verificar que la mascarilla está colocada correctamente: comprobar el sellado y la ausencia de molestias respiratorias
  • Una vez ajustada no tocarla con las manos. Si se necesita tocar la mascarilla debe lavarse las manos con agua y jabón

Cómo retirar la mascarilla para niños

Para retirar de forma segura la mascarilla para niños hay que seguir cinco pasos establecidos en el documento UNE 0065:2020:

  • Lavarse las manos con agua y jabón o frotarlas con una solución hidroalcohólica
  • Retirar la mascarilla sin tocar la parte frontal
  • Desechar la mascarilla en un contenedor provisto de una bolsa de plástico, preferiblemente con tapa y control no manual. Además, se recomienda utilizar doble bolsa para preservar el contenido de la primera bolsa en caso de desgarro de la bolsa exterior
  • Lavarse las manos con agua y jabón o frotarlas con una solución hidroalcohólica

Uso máximo continuado

La mascarilla no deberá utilizarse por un tiempo superior a cuatro horas seguidas y en caso de que ésta se humedezca o deteriore por el uso se recomiendo sustituirla por otra.

Además, la mascarilla no deberá colocarse en una posición de espera en la frente o debajo de la barbilla durante y después del uso.

Tipos de mascarillas

Higiénicas

Las mascarillas higiénicas son las más comunes, se trata de las que el Gobierno autorizó para los trabajadores que se iban incorportando a sus puestos tras la hibernación. Son las que tienen menor nivel de protección y sirven básicamente para no transmitir el virus al resto si uno es portador.

Las hay de un solo uso y también reutilizables, aunque para estas últimas hay que seguir una serie de condiciones específicas para su lavado, como por ejemplo que el agua esté a una temperatura de entre 60 y 90 grados y el uso detergente normal o lejía.

Quirúrgicas

Las mascarillas quirúrgicas son las que comunmente se conocen como mascarillas de uso médico. Son las que utilizan, por ejemplo, los profesionales sanitarios en cirugías. Su nivel de protección es bajo y también sirven para no transmitir el virus al resto si uno es portador. Las hay de un solo uso y como mucho se pueden utilizar durante 4 horas seguidas.

Autofiltrantes o de alta protección

Las mascarillas autofiltrantes son las que mas protección ofrecen: llevan una valvula de exhalación que permite reducir la humedad dentro de esa mascarilla. Se dividen en diferentes tipos según su capacidad de filtración.

Por un lado están las FFP1, con un 78% de eficacia de filtración y no están recomendadas para el uso médico.

Por otro lado están las FFP2 y FFP3, con un 92% y un 98% de eficacia de filtración respectivamente. Estas son de alta protección y son las que suelen utilizar los sanitarios: protegen frente al coronavirus y evitan que el usuario pueda contagiar al resto.