El recién nombrado portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, cree que era necesario zanjar las discrepancias que había entre el partido y Álvarez de Toledo, y que el relevo era necesario ante un nuevo tiempo.

"Uno no se puede quedar inmóvil. La evolución de la situación hace que tengamos que adaptarnos y se entiende que tiene que haber perfiles distintos. Tenemos que reforzar la comunicación, tenemos que hacer ver a los españoles que somos cercanos y conscientes de la situación que atravesamos", afirma en El Mundo.

"Creo que los españoles lo están pasando muy mal y tienen que percibir que el PP sabe adaptarse", añade.

Además, Almeida asegura que no van a optar por la confrontación y la polarización, y no cierra la puerta a llegar a acuerdos de Estado con el Gobierno, al que le pide más responsabilidad en la gestión de los rebrotes.

"El PP no va a optar por la confrontación y la polarización y menos en momentos como los que estamos viviendo", indica.

Por otro lado, el portavoz nacional del PP y también alcalde de Madrid ha asegurado que su "techo" se encuentra en el palacio de Cibeles, en relación con la Alcaldía de la capital. "Mi compromiso con Madrid es total y absoluto", sentencia.