Marruecos vuelve a la carga contra la respuesta del Gobierno de España a la crisis. En un nuevo comunicado, Rabat "lamenta que la cuestión migratoria, incluida la cuestión de los menores no acompañados, se utilice como coartada para eludir las verdaderas causas de la crisis política con España".

Se refieren con ello a las últimas declaraciones del Ejecutivo, y es que tanto Pedro Sánchez como María Jesús Montero han calificado de "inadmisible" que el "Gobierno de Marruecos desafíe las fronteras por discrepancias en la política exterior".

Ante esto, el Ministerio de Exteriores marroquí advierte de que "las autoridades marroquíes se reservan el derecho de dar, en su momento, respuestas adecuadas a las acusaciones infundadas del gobierno español", concluye el comunicado.

La crisis sigue en Ceuta

Mientras, en Ceuta continúan las secuelas de la entrada masiva de mayo. Decenas de marroquíes que se quieren quedar en España, solicitan ahora asilo humanitario, un proceso que puede demorarse años. También hay quienes quieren volver, pero este retorno se está ralentizando, otra vez.

En cuanto a los menores no acompañados que se encuentran en España y en otros países europeos, el rey marroquí ha ordenado a sus ministros de Interior y Exteriores que solucionen su situación. Mohamed VI "había subrayado en numerosas ocasiones, incluso ante jefes de Estado extranjero, el compromiso claro y firme del reino de Marruecos de aceptar el retorno de los menores no acompañados debidamente identificados", ha sostenido Rabat.

El Gobierno marroquí resalta que hay "mecanismos de cooperación" con países como España o Francia, que han permitido "el retorno de varias decenas de menores" y se exime de cualquier culpabilidad en la lentitud constatada en el proceso, que vincula "esencialmente a los bloqueos en los procedimientos complejos en algunos países europeos".

Declaración de Brahim Ghali en la Audiencia Nacional

Esta crisis sigue enquistada en el mismo día en que el líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, considerado uno de los grandes enemigos de Marruecos, ha declarado ante el juez Pedraz en la Audiencia Nacional.

Brahim Ghali está acusado de genocidio, torturas, secuestros, asesinatos y violaciones, entre otros delitos. En su declaración ante la Audiencia Nacional, el líder del Frente Polisario ha negado todas estas acusaciones.

El juez de la Audiencia Nacional ha descartado aplicar medidas cautelares contra él porque considera que "no puede apreciarse riesgo de fuga alguno" y tampoco aprecia indicios de delito.