Fernando Grande-Marlaska ha defendido el uso de la bandera LGTBI por parte de la Guardia Civil con motivo del Día del Orgullo. Lo ha hecho después de la querella de Abogados Cristianos contra la directora del instituto armado por usar los colores de este colectivo en redes sociales.

"Todas las instituciones del Estado tienen que comprometerse con los valores constitucionales. Parece mentira que haya gente que dude de que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado son garantes de los derechos y libertades", ha dicho al respecto el ministro del Interior.

Y es que la Asociación Española de Abogados Cristianos ha denunciado a la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, por "poner la bandera LGTBI en el perfil oficial de la institución en Twitter".

 

Según el escrito de la querella, "la colocación de un distintivo ideológico que representa al lobby LGTBI" junto con el escudo de la Guardia Civil "viola la obligación de neutralidad ideológica de cualquier administración pública".

Al respecto, el titular de Interior ha destacado que "cada uno es libre de ejercer las acciones legales que crea oportunas", si bien ha dicho que "como ministro" defiende "la acción de una institución tan valorada como la Guardia Civil".

Además, la asociación mencionada ha solicitado medidas cautelarísimas ante el Tribunal Supremo para que obligue al Congreso de los Diputados a retirar la bandera LGTBI colgada en una de las fachadas del edificio.