Fernando Grande-Marlaska ha respondido a las palabras de José Luis Martínez-Almeida, que ha comentado que desde el Ayuntamiento de Madrid se valora solicitar la declaración de zona catastrófica por los efectos de la borrasca Filomena.

Lo primero que ha querido matizar Grande-Marlaska es que ya no existe en la normativa la declaración de zona catastrófica, sino "zonas especialmente afectadas por una emergencia de protección civil", como con una DANA.

El ministro si se ha aventurado a adelantar que, "en este momento", Madrid no presenta "graves daños" en sus bienes públicos y privados que puedan hacer llegar a esa situación, destacando además que los servicios esenciales "se están prestando con una suficiente intensidad".

"Lo que entendemos es que estamos en una situación diferente. Se debe garantizar la prestación del conjunto de los servicios públicos que conformamos el sistema nacional de Protección Civil. La red de carreteras, la red ferroviaria, la vía aérea y el cumplimiento de los servicios esenciales se están prestando con una suficiente intensidad. Esperemos mejorar en esos términos", ha explicado.

En "contacto permanente" para hacer llegar la vacuna

Otra cuestión candente es cómo garantizará el Ejecutivo la debida recepción y posterior transporte de las vacunas de Pfizer que llegará este lunes. Marlaska afirma que los Ministerios del Interior y de Sanidad están en "contacto permanente" para que la vacuna llegue a todo el territorio nacional.

También ha insistido en su advertencia a la ciudadanía realizada este sábado, alertando sobre lo que viene después de la nieve. "El peligro no ha pasado", afirma Marlaska, que recuerda que, tras la nieve, llegará el frío.