El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado que durante las protestas que están teniendo lugar estos días en diferentes ciudades de España y las caceroladas a las puertas de las casas de algunos de los miembros del Gobierno los agentes de seguridad no identifican a los manifestantes por el hecho de portar una bandera de España.

La pregunta la realizaba David Erguido Cano, senador del PP, durante la sesión de control al Gobierno en el Senado, que cuestionaba "quién había dado la orden y las instrucciones a las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado para que identifiquen a quienes porten una bandera de España por la calle".

"Evidentemente, no hay ninguna instrucción a las fuerzas de seguridad de que identifiquen a quien porte la bandera de España. Usted se refiere a gente que ha infringido las medidas de distanciamiento poniendo en peligro la salud pública", ha respondido el ministro de Interior.

Grande-Marlaska, visiblemente molesto por la afirmación, ha añadido: "Sean más complejos intelectualmente al atacar a este ministro. No hay ninguna orden política".

El senador 'popular' ha replicado a Marlaska, asegurando que el problema del Gobierno "no es Núñez de Balboa —epicentro de las protestas en Madrid—, sino las colas de Aluche buscando alimento". "Mañana quieren alargar de forma ilegal el estado de alarma [...]Ustedes llegaron tarde a la crisis sanitaria y van a llegar tarde y mal a la crisis económica, no han salvado vivas ni van a salvar la economía. Acaben ya con este experimento comunista y con el estado de alarma", recalcaba el senador.

Ante las afirmaciones del senador del PP, Marlaska ha asegurado que "las colas de Aluche nos duelen enormemente. Por eso estamos adoptando medidas para que nadie se quede atrás".

También ha recalcado: "Claro que no hemos salvado vidas, ustedes tampoco. Lo ha hecho el conjunto de la ciudadanía y las fuerzas y cuerpos de seguridad".

Montero reprueba las caceroladas

María Jesús Montero, ministra de Hacienda, también se ha pronunciado sobre las caceroladas que arrancaron en Madrid y que ahora se producen a las 21:00 horas en diferentes territorios. "Piden libertad de movimiento, lo que significa libertad de contagio", ha señalado, haciendo hincapié a las demandas de los manifestantes que se reúnen en la vía pública para protestar.

"Hay algunos países como Italia donde se manifiestan los ciudadanos porque no se están atendiendo las necesidades sociales, en nuestro caso los escraches están pidiendo libertad de movimiento y eso lo que significa en este momento es libertad para el contagio o para afectar a la salud de los ciudadanos", ha asegurado Montero, que ha explicado que el Gobierno ha mostrado que su prioridad es "la salud de los ciudadanos" y eso, ha dicho, "está por encima de cualquier elemento de presión".