Durante su intervención en el Congreso de los Diputados, Macarena Olona ha atacado duramente al ministro del interior al afirmar que aunque no ha dicho "nada" en su comparecencia, "la realidad acabará aflorando previo clonado de los ordenadores como está haciendo ahora mismo la Unidad de Policía Judicial".

Además, la portavoz de Vox ha destacado que existen "dos imágenes que demuestran la degradación" del ministro: "Una de 2001 cuando era una de los seis magistrados que portaba el féretro de José María Lidón, asesinado por ETA y otra de 2010, cuando era uno de los ministros que aplaudía a los herederos proetarras".

Olona también ha acusado al ministro del Interior de "odiar profundamente a la Guardia Civil". Un odio que, según la política de Vox, se refleja con "la destitución de Pérez de los Cobos" y que tiene su "origen hace 20 años en Bilbao". "Pido que explique qué paso hace 20 años y cómo tuvieron recordarle que la lucha de ETA no es compatible con la cobardía", ha pedido Olona, quien ha terminado afirmando que el ministro evitó que "determinada información saliera a la luz pública".

El ministro se ha mostrado muy enfado con las acusaciones de la portavoz del partido de extrema derecha y ha comenzado su intervención confesando que nunca había creído que "iba a actuar de esta forma ni decir lo que va a decir" a continuación, pero, tras escucharla, Marlaska ha afirmado que "hay límites para todo".

Por eso Fernando Grande-Marlaska le ha pedido que sea valiente: "Sea lo suficientemente valiente para contar qué hice hace 20 años". Además, el ministro del Interior le ha recordado que ha sido "amenazado por ETA", ha sido "objeto de dos ataques frustrados" de la banda terrorista y ha trabajado "para vencerla".

Un trabajo que el ministro ha recalcado seguir haciendo para "que todos los crímenes de ETA sean desvelados". Por otro ello, Marlaska ha insistido en que Olona "sea valiente", al mismo tiempo que ha destacado que "hace mucho" que se libró "de las amenazas y los silencios".