El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha denunciado el "ámbito de crispación" que se ha creado, después de que ayer trascendiera que tanto él, como la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, y el candidato de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, han recibido amenazas de muerte en un sobre con balas.

"Siempre son preocupantes actuaciones de estas características. Vivimos en un ámbito de crispación", ha denunciado el ministro. No ha querido entrar en más detalles, a las puertas del Senado, ya que los hechos son "recientes" y "las investigaciones se han iniciado".

Así, ha pedido que dejen que las indagaciones "transcurran adecuadamente y como hacen siempre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

Con respecto a las amenazas, Marlaska lo ha vinculado que existen "manifestaciones absolutamente groseras en cuanto a los términos" que "mucha gente las recibe de una manera inadecuada, indebida" y crea un "sistema de riesgo". Esto, dice, está "extramuros de una sociedad democrática".

Las misivas han sido enviadas a dependencias del Ministerio del Interior, donde se ha dado cuenta del contenido de las mismas.

Marlaska ya lo ha denunciado en la comisaría del Congreso. En dicho texto se explica que la carta dice textualmente: "Tienes diez días para dimitir. El tiempo de reírte de nosotros se terminó. Policía Nacional. Guardia Civil. El tiempo lo tienes en contra para los taponazos".

Añade la denuncia que en el interior de la carta había dos cartuchos sin percutir del calibre 7,62 x 51, que valen para distintas armas. La directora de la Guardia Civil ha recibido una carta exactamente igual a la de Grande-Marlaska, también con dos balas en su interior.