Que los presupuestos no salgan adelante está fuera de los planes de Rajoy: "En planes B no voy a entrar, lo que tengo es un plan A que consiste en aprobar los Presupuestos Generales del Estado, pero para que funcione hay que entenderse".

El presidente está dispuesto, actitud positiva: "Tan malo es no tener un Gobierno como tener un Gobierno que no pueda gobernar". Sabiendo que va a ser difícil, Rajoy ya ha preparado a los suyos, aunque con los 137 diputados del PP, el presidente apela a la responsabilidad: "Nadie puede imponer de manera absoluta su voluntad, seamos capaces de convertir esta situación, una situación inédita en una oportunidad". Así que recuerda cuál es la tarea: "De mucho diálogo, de mucho pacto y mucho acuerdo".

De esta manera recuerda cuál es la tarea, que en su opinión es conseguir diálogos y pactos. Después de los mensajes en clave gobierno, Rajoy lanza otro al partido, esperando que "los casos de corrupción se conviertan en historia".

Tras repasar los puntos calientes de la nueva etapa toca mirar al futuro, donde toca celebrar los congresos del partido. El primero ya tiene fecha: 10, 11 y 12 de febrero. El plazo para presentar las candidaturas para elegir al presidente del partido abierto, aunque todos dan por supuesta la continuidad de Rajoy.

Sobre la mesa la renovación del cargo de Cospedal como secretaria general, tras flamante recién estrenada cartera de Defensa, Villalobos explica que ve "tintes machistas en quienes la critican".

Rajoy pretende celebrar todos los congresos y todas las estructuras del partido antes de verano.