Marcos De Quinto, que fue vicepresidente mundial de Coca Cola y cuenta con el mayor patrimonio declarado en el Congreso, ya mencionó hace dos meses el vino portugués de Quinta do Vale Meao para responder a las críticas del exdiputado convergente Ignasi Guardans, que reprochaba a Ciudadanos su ruptura con Manuel Valls: "Cuando gentuza como tú me insulta, abro una botella de Quinta do Vale Meao, me sirvo una copa, y pienso en lo afortunado que soy por no parecerme a ti", le soltó en Twitter.

 

Aquel comentario abrió una polémica y en las redes se puso de manifiesto la exclusividad de la bodega portuguesa y se recordó el elevado precio de ese vino, con botellas que pueden llegar a los 300 euros.

Botellas por encima de 100 euros

El parlamentario de Ciudadanos, que entró en la dirección del partido tras la crisis abierta por la marcha de Toni Roldán, ha vuelto a sacar a la luz ese vino, esta vez para presumir de las botellas que le han enviado una bodega portuguesa, cada una de las cuales tiene un precio en el mercado que ronda o supera los 100 euros.

"Muy agradecido a Quinta de Vale Meao por enviarme una botella de cada una de las últimas añadas de mi vino favorito... y de nuevo: gracias a mis "haters" por ayudarme a promocionarlo", ha ironizado desde su cuenta de Twitter, donde ha publicado una fotografía en la que se ven seis botellas repartidas en dos cajas.

En la misma red social le ha contestado uno de los diputados de Galicia en Común y miembro del grupo de Unidas Podemos, Antón Gómez-Reino, quien considera que la actitud de Marcos de Quinto es una muestra de "oligarquía grosera".

 

"Quien hace apología de un regalo empresarial vinculado a su cargo público sugiere como lógica la prevaricación, el soborno, el cohecho, la corrupción. Le parecen inherentes a su condición. Y en realidad, su condición, nos avergüenza como sociedad", sostiene el diputado gallego en el tuit.