Alfonso Fernández Mañueco ha sido investido presidente de Castilla y León gracias al apoyo de la extrema derecha. Por primera vez, Vox formará parte de un gobierno de coalición. Y es que, en otras comunidades ha prestado su apoyo a los 'populares' pero no ha exigido ningún cargo en el ejecutivo.

Una investidura que llega de la mano de la 'era Feijóo' en el PP tras la marcha de Pablo Casado. Precisamente, el nuevo presidente de la formación ha optado por evitar hoy la foto con la extrema derecha y ha tomado la determinación de no acudir a la investidura de Mañueco, pese a ser la primera que se produce tras su llegada a la dirección nacional.

En su intervención en el pleno, el líder del PP en esta región ha defendido su gobierno con Vox: "Es un acuerdo beneficioso para mejorar nuestra calidad democrática, un pacto del que estoy orgulloso", ha asegurado, mientras el PSOE le ha apuntado que este acuerdo para Castilla y León avergüenza a Europa. Y aunque ha marcado distancias asegurando que PP y Vox son dos partidos diferentes, Mañueco ya habría adoptado parte del discurso de la extrema derecha halagando la ley de concordia, hablando de inmigración "ordenada" y violencia intrafamiliar y ensalzando un modelo educativo "libre de todo adoctrinamiento ideológico".

Mañueco también se ha referido al procurador de Ciudadanos, Francisco Igea, al que ha recordado que como socio de Gobierno su única función "era enredar", al tiempo que ha señalado que "será recordado como el hombre de las tres traiciones". Mañueco ha lanzado estas acusaciones tras una intervención de Igea en la que tildó al candidato de "mentiroso patológico". "Es usted un mentiroso patológico, un ser deshonesto, no le merecen ni los miembros de su partido, ni la Comunidad, ni su familia", ha señalado Igea, ante lo que Fernández Mañueco ha pedido "respeto" tras recordarle que él no se ha referido a cuestiones personales.

El portavoz de Vox Juan García Gallardo, que será vicepresidente en esta legislatura, ha celebrado el acuerdo como "un éxito", y ha asegurado que la ley de violencia intrafamiliar es "necesaria", así como la ley de concordia. Además, ha asegurado que hay que terminar con las autonomías y devolver la competencias de Sanidad, Educación y Justicia al Estado.

Uno de los aspectos más polémicos de este acuerdo ha sido el acuerdo para impulsar una ley de violencia intrafamiliar, actualizando la que ya existe sobre violencia de género. En este sentido, Mañueco ha asegurado durante su discurso que tiene un "compromiso irrenunciable con la lucha contra la violencia de género, la violencia ejercida contra las mujeres, que no solo se produce en el ámbito familiar". Así, ha insistido en que va a mantener "la ley" y no va a dar "un paso atrás en los derechos reconocidos". Sí ha anunciado que elevará "a rango de ley el actual Plan de Prevención de la Violencia en el Ámbito Familiar, elaborando y aprobando una nueva Ley de Lucha Contra la Violencia Intrafamiliar, para generar nuevos derechos y proteger a las víctimas".

También ha puesto el foco sobre la educación, prometiendo "un modelo educativo libre de todo adoctrinamiento ideológico". " En esta Comunidad no hay adoctrinamiento y no lo va a haber, por parte de nadie. Y garantizaremos la libertad en la elección de centros y el derecho inalienable de los padres y madres a decidir la educación de sus hijos", ha manifestado tras señalar que garantizarán "la gratuidad en la enseñanza de cero a tres años".

Además, Mañueco ha aprovechado su discurso de investidura para anunciar una bajada de impuestos y para reprochar a Pedro Sánchez que él no la haya impulsado desde el Ejecutivo nacional. "Mi gobierno sí dará el paso. La bajada prevista del IRPF para esta legislatura la vamos a efectuar este año e iniciaremos los trámites del proyecto de ley para rebajar el IRPF a todos los contribuyentes en el primer tramo del impuesto", ha manifestado al respecto.

Respecto a la formación de la Junta de Castilla y León, el líder regional del PP ha señalado que contará con 10 consejerías, además de la presidencia y la vicepresidencia. Como ha informado durante su comparecencia, "se mantendrán la mayoría de las consejerías, pero la de Trasparencia se integrará en Presidencia; la de Fomento y Medio Ambiente se dividirá en dos: por un lado, Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, y por otro, Movilidad y Transformación Digital".

Vox cree que es "antidemocrático" hacer cordones sanitarios

Tras la intervención de Mañueco en las Cortes, Juan García-Gallardo ha informado de que, como estaba previsto, votarán a favor de su investidura porque él será el próximo vicepresidente de la región. Respecto a un cordón sanitario en torno a la extrema derecha, como ha ocurrido en otros lugares como Francia, ha señalado que es "antidemocrático". A su juicio, "los que pretenden poner un cordón revelan un rechazo al pluralismo político y a la democracia".

Durante su comparecencia ante los medios, Gallardo también se ha referido a la ley de violencia intrafamiliar. En este sentido, ha indicado que, en caso de que Vox gobernara con mayoría absoluta, derogaría la ley de violencia de género, pero ha llegado a un acuerdo para mantener esta medida y crear una nueva sobre "violencia intrafamiliar".