El requiebro de Mañueco para cumplir su compromiso con Vox sin acabar con la ley regional contra la violencia de género se ha hecho visible este lunes en su discurso de investidura, donde ha asegurado que la mantendrá, pero que aprobará a su vez una ley de violencia intrafamiliar.

"Lo digo alto y claro para que todo el mundo lo entienda: Vamos a mantener la ley de la lucha contra la violencia de género". Así lo ha pronunciado Alfonso Fernández Mañueco (PP) en el pleno de investidura a la presidencia de la Junta de Castilla y León, con una contundencia que se aleja de la forma en la que intentó evitar referirse a la violencia de género el día que se anunció su acuerdo con Vox.

"Reitero mi compromiso irrenunciable con la lucha contra la violencia de género, la violencia ejercida contra las mujeres, ya que ésta no se produce solamente en el ámbito familiar", ha referido Mañueco en su intervención, que puedes ver en el vídeo que encabeza esta noticia.

Así, Mañueco ha asegurado que "no vamos a dar un paso atrás en los derechos reconocidos. Ni mucho menos", palabras que han hecho arrancar el aplauso de la bancada del PP, y que no han despertado ninguna reacción desde Vox.

De esta manera cierra un asunto que ha centrado buena parte de la negociación del acuerdo de Gobierno entre el PP y Vox en la Comunidad.

Pero a la vez, el PP va a tener que cumplir ese compromiso con la extrema derecha, y según ha detallado la Comunidad contará con una nueva ley contra la violencia intrafamiliar.

En esa línea, Mañueco ha incidido en que van "a elevar a rango de ley el actual Plan de Prevención de la Violencia en el Ámbito Familiar, elaborando y aprobando una nueva Ley de Lucha Contra la Violencia Intrafamiliar, para generar nuevos derechos y proteger a las víctimas. A todas las víctimas".

El candidato a la investidura y presidente en funciones de la Junta ha detallado además que "la tramitación de esta norma se iniciará antes del 31 de julio de este año. Porque existen situaciones que han de abordarse generando nuevas prestaciones para las víctimas, como la violencia de los hijos contra los padres o contra las personas con discapacidad en el entorno familiar. No creo que nadie pueda estar en contra de esto", ha reflexionado Mañueco en su discurso de investidura.

En este sentido, ha defendido su planteamiento esgrimiendo que "las dos normas son necesarias, compatibles y complementarias", ha defendido el candidato a la investidura y presidente en funciones de la Junta. "Mejorar la detección y la prevención, ampliar y reforzar la protección a las víctimas y garantizar la mejor atención inmediata e integral es un compromiso irrenunciable", ha concluido Mañueco.

Alfonso Fernández Mañueco será investido hoy presidente de Castilla y León gracias al apoyo de la extrema derecha, que hará que por primera vez en España Vox forme parte de un gobierno de coalición. Y es que, en otras comunidades ha prestado su apoyo a los 'populares' pero no ha exigido ningún cargo en el ejecutivo.