Para Iglesias, el malestar en Izquierda Unida por los puestos en las listas, no tendrá consecuencias graves: "Estoy convencido de que más temprano que tarde llegaremos a un acuerdo pero está en sus manos".

Pero federaciones clave, como la valenciana, hablan de humillación y falta de respeto: "La oferta que nos han hecho además de humillante para el País Valenciano no corresponde al acuerdo federal. De nueve diputados nos ofrecen cero eso no es sensato" asegura Glórica Marcos, miembro de la Comisión negociadora Esquerra Unida.

Con este escenario Esquerra Unida se levantaba de la mesa de negociación. Otro foco de tensión está en Andalucía por el puesto del exjemad Julio Rodríguez, que será el número uno por Almería: "Me considero un soldado raso de Podemos y eso es un privilegio y un reto".

Además responde a estas palabras de Izquierda Unida Almería: "Me molesta que me traigan a un hombre de la guerra y de la OTAN" dijo Rosalía Martín, coordinadora provincial de IULVA. A lo que Rodríguez asegura que "quizás las formas se pueden mejorar pero cuando hable con ella habrá empatía".

Miembros históricos de la formación reclaman sosiego: "Hay militares que son de izquierdas y si estamos hablando desde una perspectiva desde Venezuela por ejemplo Hugo Chávez era militar" ha asegurado Julio Anguita.

Desde Podemos dicen que son pequeños roces y que la clave está en que ambas formaciones desean sumar energías para superar al PP.