El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha confirmado que la Junta de Gobierno de la ciudad presentará mañana, jueves, la petición para declarar Madrid como zona afectada gravemente por una emergencia tras el paso de la borrasca Filomena.

Así lo ha indicado este miércoles a través de Twitter, donde ha señalado que "se han constatado graves daños que ascienden a cientos de millones de euros producidos por el temporal de nieve" que ha asolado la capital.

 

El Consistorio da este paso después de que, el martes, Colmenar Viejo se convirtiera en el primer municipio madrileño en solicitar formalmente al Ejecutivo central la declaración de zona catastrófica y tras valorar esta posibilidad a lo largo de los últimos días. Mientras, numerosas localidades más de la región se plantean esta posibilidad.

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, afirmaba que "la declaración de zona catastrófica no tendría que ser un problema para un Gobierno manirroto", mientras desde el Ejecutivo central no descartan esta posibilidad, aunque insisten en evaluar primero los daños.

¿Qué supondría?

Pero, ¿qué supone realmente esta medida? La declaración de "zona catastrófica", cuya denominación actual es "zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil", es una figura legal contemplada para adoptar medidas extraordinarias de reparación tras una emergencia de gran magnitud.

El Consejo de Ministros la puede decretar, a petición de la Administración interesada, si constata que se han producido daños personales y materiales que perturben las condiciones de vida de la población en un área determinada o si se han paralizado algunos o todos sus servicios públicos.

Si una zona recibe esta valoración, se pueden establecer ayudas directas a los ciudadanos afectados o compensaciones a los Ayuntamientos y empresas, así como líneas de préstamos ICO preferentes o beneficios fiscales.

Precisamente este miércoles, Almeida ha alegado en una entrevista radiofónica que este mecanismo permitiría agilizar la reclamación de indemnizaciones por parte de los ciudadanos, crear líneas de ayuda a sectores como la hostelería o el comercio y abordar, desde el Consistorio, los gastos extraordinarios como consecuencia del temporal.

Por todo ello, ha reclamado al Gobierno de Pedro Sánchez que al menos estudie la petición y no la deniegue "sin ni siquiera haberla planteado".