Madrid es la Comunidad Autónoma más afectada por el macrobrote originado en los viajes de fin de curso en Mallorca. En estos momentos, según ha informado la Consejería de Sanidad, ya son 363 los positivos en coronavirus relacionados con esta circunstancia y 3.000 las personas que están aisladas.

En total, en toda España, se han detectado más de 600 contagios de COVID-19 que tienen que ver con estas salidas de fin de curso. Comunidad Valenciana, Murcia, Castilla-La Mancha, Galicia, Cataluña, País Vasco y Aragón son las otras Comunidades que han comunicado casos a este respecto.

Las cifras han hecho que la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta y la Comisión de Salud Pública -dependiente del Ministerio de Sanidad- recomiende que no se realicen más viajes de estudiantes en las próximas semanas porque el riesgo de transmisión en el mismo entorno en donde se están produciendo los casos es alto.

Así las cosas, además de los 600 positivos, en Madrid también hay otras 3.000 personas en cuarentena al ser contactos estrechos y 61 zonas básicas de salud afectadas. Según Elena Andradas, directora de Salud Pública, en estas zonas se ha registrado un aumento de la incidencia acumulada en los últimos días. Si bien, por el momento, según han informado fuentes del Gobierno regional madrileño, todos los contagiados son asintomáticos o tienen síntomas leves y no han requerido hospitalización.

Por su parte, el viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID-19, Antonio Zapatero, ha informado de que todos los casos, a excepción de uno, responden a la variante alfa, más conocida como británica. Por el momento, solo se ha detectado uno de la cepa india -o variante delta-.

Este macrobrote continúa en investigación, aunque ya se tiene constancia de que los estudiantes contagiados pertenecían a 31 institutos de Madrid distintos y se alojaron en ocho hoteles diferentes de Mallorca.