La Comunidad de Madrid ha anunciado que a partir del próximo lunes 17 de agosto empezará a hacer test masivos y aleatorios a la población de entre 15 y 49 años en las zonas más afectadas por la pandemia del COVID-19.

La campaña, que durará hasta el domingo, arrancará en el barrio de Carabanchel para seguir por Usera, Villaverde, Vallecas (todos ellos distritos de Madrid), y las localidades de Alcobendas y Móstoles.

La incidencia acumulada en Usera entre el 27 julio y 9 agosto es de 299; la de Villaverde es de 207; la de Puente Vallecas es de 173. Alcobendas acumula una incidencia de 136 y Móstoles dev193. Todas ellas representan cifras superiores a la media de España (con una incidencia acumulada de 104) y de Madrid (con una incidencia de 162).

El objetivo de esta intervención es detectar a los casos asintomáticos con la mayor rapidez posible para evitar la transmisión masiva de la enfermedad. Dichas pruebas podrán seguir ampliándose a más zonas de la región en el caso de que sea necesario.

Para convocar a los vecinos, Salud Pública enviará 6.000 mensajes (SMS) a los seleccionados de manera aleatoria, 1.000 a cada una de estas zonas, con el texto 'Si no presenta síntomas, Salud Pública le ofrece PCR' y el lugar al que debe acudir de manera voluntaria. Los resultados estarán listos en las 48 horas siguientes.

Propone que todas las comunidades sigan el ejemplo

Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ha anunciado además la intención de proponer que el resto de comunidades autónomas sigan el ejemplo.

Lo ha hecho durante el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que reúne a los responsables de gestionar la evolución de la pandemia en cada región y en la que tanto el Ministerio de Sanidad como las comunidades autónomas intercambian propuestas y medidas para tratar de contener el avance del virus y unas cifras que en muchos territorios van al alza.