A un mes para las fiestas, Madrid presenta su propio plan de cara a la Navidad, en el que plantea ampliar el número máximo de asistentes en reuniones familiares y sociales a 10 personas los días 24, 25 y 31 de diciembre, así como el 1 y el 6 de enero.

Asimismo, la Consejería de Sanidad madrileña sugiere reducir el toque de queda en ciertos días festivos, de tal manera que la limitación a la movilidad nocturna comience a las 01:30 horas de la madrugada y se prolongue hasta las 06:00 horas.

Es la propuesta que la Comunidad planteará este miércoles en el Consejo Interterritorial del Salud y a la que ha podido acceder laSexta, tras conocerse ayer que el Gobierno central maneja un borrador que recomienda limitar las reuniones a seis personas y como un toque de queda desde la 01:00 en Nochebuena y Fin de Año.

Así, Madrid propone ir un paso más allá y, en lo relativo a las reuniones, sugiere que se limiten en Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes a un máximo de tres grupos de convivientes, sin sobrepasar en cualquier caso las 10 personas. Para el resto de reuniones sociales se mantendría el límite de seis personas.

En cuanto al toque de queda, el documento de propuestas frente al coronavirus al que ha tenido acceso laSexta habla de ampliar el horario únicamente los días 25 de diciembre y 1 de enero, si bien fuentes de Presidencia de la Comunidad de Madrid indicaban en un primer momento a laSexta, informa Jaime Rull, que esta medida se aplicaría también los días 24 y 31 de diciembre, así como el Día de Reyes, 6 de enero.

En cualquier caso, esta medida supondría una flexibilización del toque de queda ligeramente superior a la que plantea Sanidad. Una limitación a la movilidad nocturna que actualmente opera entre la medianoche y las 06:00 horas en la región.

Ayuso reconoce que es partidaria de retrasar el toque de queda a las 02:00

Isabel Díaz Ayuso, no obstante, ha señalado este miércoles en 'Antena 3' que ella hubiera sido partidaria de retrasar aún más el toque de queda, hasta las 02:00 de la mañana, argumentando que en la Comunidad de Madrid "los desplazamientos lo complican todo".

Asimismo, la presidenta madrileña ha defendido la propuesta de "ampliar un poco el número de familiares" que se puedan reunir y "los días especiales poder abrir un poco más". Aunque ha asegurado que entiende "que la gente necesita estar con los suyos", la dirigente popular ha advertido de que "no nos podemos relajar". "El COVID baja, pero sigue entre nosotros", ha alertado.

Eventos navideños, compras y hostelería

En cuanto a los eventos navideños, el documento alude simplemente a mantener las medidas preventivas y garantizar la distancia entre grupos no convivientes. En el caso de eventos deportivos, recomienda el uso de mascarilla entre los corredores y evitar aglomeraciones, asegurando la distancia interpersonal.

En lo relativo a eventos culturales, celebraciones religiosas, comercio y hostelería, la Comunidad de Madrid se remite a las restricciones que ya están vigentes en la región. Apuesta, asimismo, por extremar las medidas de control en el aeropuerto y por colaborar con los ayuntamientos para evitar aglomeraciones en las calles.

Cabe recordar que, actualmente, todos los comercios de la Comunidad de Madrid deben cerrar a las 22:00 y mantienen su aforo limitado al 75% y deben permanecer cerrados durante el horario de toque de queda (salvo farmacias).

En la hostelería, el aforo continúa limitado al 50% y al 75% en las terrazas, con el servicio de barra prohibido. Cines, teatros y museos mantienen su aforo reducido al 75%, al igual que los mercadillos. Los lugares de culto permanecen asimismo con su aforo limitado a la mitad.

No obstante, una treintena de zonas básicas de salud continúa con restricciones más estrictas (puedes consultar aquí cuáles son a fecha de hoy, 25 de noviembre), aunque podrían variar de aquí a Navidad. En estas zonas, siguen vigentes restricciones de movilidad y los lugares de culto tienen el aforo restringido al 30%.

Residencias

Por otra parte, el documento recoge propuestas para las residencias: se permitiría salir a los internos para pasar las vacaciones de Navidad junto a sus familias, pero aquellos que no hayan pasado la enfermedad deberán permanecer en aislamiento a su vuelta al centro.

En concreto, los residentes con anticuerpos en los últimos seis meses o PCR positiva en los últimos tres podrían salir y luego volver sin medidas específicas, pero aquellos con IgG negativa y que no hayan pasado la COVID-19 deberán permanecer aislados a la vuelta y realizarse una prueba de infección activa.

Para aquellos residentes que no puedan abandonar los centros se facilitarán comunicaciones telemáticas con sus familiares, según recoge el citado plan. Por su parte, el borrador de medidas del Ministerio de Sanidad contemplaba que se hiciera una PCR al reingreso los residentes, sin distinguir entre aquellos que ya han superado la enfermedad y los que no.

Estudiantes universitarios

En cuanto a los estudiantes universitarios, el borrador del departamento dirigido por Salvador Illa se centraba en su regreso a casa durante las vacaciones, recomendando limitar los contactos, priorizar los exteriores y usar mascarilla.

No obstante, la Comunidad de Madrid, donde estudia un gran número de jóvenes procedentes de otras regiones, incide en valorar también el regreso de los estudiantes a sus zonas de estudio tras las fiestas y recomienda insistir en las medidas de prevención.