La Comunidad de Madrid activará un protocolo restrictivo para las residencias ante el repunte de contagios que se experimenta en estos centros. En la región hay un total de seis brotes activos con más de 80 positivos en COVID-19 y casi 150 personas en seguimiento.

Lo ocurrido con el traslado de varios positivos desde una residencia en San Martín de la Vega a otros dos centros de la Comunidad de Madrid, la Consejería se ha visto motivada a actualizar el protocolo.

Las nuevas medidas se centran en dos ejes con los que se pretende contener el virus en las más 500 residencias y geriátricos de la comunidad. Por un lado, controlar las visitas, y por otro, restringir los nuevos accesos. No obstante, la región no se plantea eliminar las visitas de familiares, como sí ocurrió en marzo durante los peores momentos de la pandemia, pero sí pasarán a estar más controladas.

La duración de estas y su número se establecerá en función de la situación y el riesgo de la residencia. Por un lado, dependiendo de cuántos internos han pasado la enfermedad y tienen anticuerpos: por debajo del 50%, el riesgo es mayor, pero los centros que superan el 70% han conseguido la inmunidad de rebaño, con lo que las medidas podrían de ser más laxas.

La aplicación de las restricciones también dependerá de cómo esté la situación epidemiológica en la zona en la que se ubique la residencia, analizando la incidencia en la región. Cuanto más alta, mayor el riesgo de transmisión.

Actualmente en Madrid esa incidencia sería media, con algo más de 53 casos por cada 100.000 habitantes. Pero aumenta de manera preocupante, porque en las dos últimas semanas se ha duplicado.

En base a esto, con la situación actual, si la inmunidad en el centro también fuera media, como medidas, se reducirían las visitas a tan solo dos de media hora y cerrarían el centro de día de la residencia.

Nuevas medidas para residencias en Valencia

La Comunidad Valenciana también ha puesto en marcha un nuevo protocolo para las residencias de mayores. Un total de 19 de estos centros (11 en Valencia y ocho en Alicante) registran a día de hoy algún caso de coronavirus.

Por ello, los nuevos ingresos en residencias no tendrán que someterse a una PCR sino que deberán permanecer en aislamiento preventivo de 14 días. Si empeora la situación, la Generalitat Valenciana se plantea prohibir las visitas de familiares.