Un mensaje "duro", de "absoluta crudeza" es el que han querido mandar Antonio Zapatero, viceconsejero madrileño de Salud Pública y Plan COVID-19, y Elena Andradas, directora general de Salud Pública, en su comparecencia de este viernes.

"Tenemos que quedarnos en casa", ha afirmado Zapatero, defendiendo que no es momento de "puentes, fiestas ni reuniones" ante la evolución de la pandemia de coronavirus.

En el inicio de su comparecencia, no obstante, el viceconsejero destacó la "tendencia descendente" que el coronavirus en la región, que ya suma más de 300.000 positivos acumulados. La incidencia acumulada, afirman los responsables sanitarios, es de 401 por cada 100.000 habitantes, con una tendencia "preocupante" en la franja de edad entre los 15 y los 24 años, con 567 casos por cada 100.00 habitantes.

"Apelamos a la responsabilidad individual", ha insistido Zapatero, prometiendo que, pese a que los datos estén yendo "a la baja", no van a "bajar la guardia".

A las 32 zonas básicas de salud que se encuentran con restricciones en toda la Comunidad de Madrid, se suman, a partir del lunes, tres nuevas áreas: Valle de la Oliva (Majadahonda) y dos zonas básicas de Coslada (Barrio del Puerto y Doctor Tamames).

En total, un 11% de la población de la región se encuentran bajo estas medidas restrictivas, según ha detallado Elena Andrada.

Se permitirá visitar los cementerios en el Día de Todos los Santos

Pese a las medidas impuestas en estas 35 zonas básicas de salud, fuentes de la Consejería de Sanidad confirman a laSexta que, con motivo del puente de Todos los Santos, se permitirá ir a los cementerios de la Comunidad de Madrid que se encuentren dentro estas zonas.

Actualmente, sólo se puede acudir a un cementerio que se encuentre dentro de una zona con restricciones para acudir a un entierro, lo cual supone una causa justificada.

La importancia de ventilar espacios cerrados

Sobre las restricciones a la movilidad nocturna, Andrada ha precisado que "necesitan más tiempo" para estimar el impacto que pueden tener en la bajada de los casos.

Zapatero ha dedicado una parte de su intervención a compartir el efecto contagiador de los aerosoles, afirmando que "la mayor parte de los contagios se producen en interiores".

"Hay evidencia de que los aerosoles son susceptibles de contener viriones de SARS-Cov-2 activos", ha añadido mientras explicaba la importancia de ventilar espacios cerrados y monitorizar el CO2 en lugares públicos.