Fuentes de la Consejería de Educación han asegurado a laSexta que la Comunidad de Madrid instalará alrededor de "250 módulos prefabricados" en los centros docentes que necesiten espacios adicionales para reducir las ratios por motivos del COVID-19.

Según explican, se trata de aulas que se pueden agrupar, "con acceso directo a los patios de los colegios, aseo adosado y sin pasillos, lo que evitará el contacto entre los diferentes grupos de convivencia estable". Además, estos módulos tienen ventilación natural, aislamiento térmico y acústico, tienen la misma vida útil que un aula convencional y cumplen con todos los estándares técnicos.

Además de implantar las aulas modulares, numerosos Ayuntamientos han ofrecido espacios municipales como centros culturales o bibliotecas. Según explican las mismas fuentes, de esta manera "los colegios e institutos podrán utilizar estos espacios cercanos para liberar las aulas y hacer frente a la situación actual".

También se va a proceder a la compra de 65.000 mamparas de protección individuales para aquellas aulas que precisen medidas adicionales de protección.

La Comunidad de Madrid señala que "estas actuaciones se están realizado para cumplir con el plan de inicio de curso que incluye una reducción de alumnos de los grupos estables de convivencia a un máximo de 20 o respetar la distancia de seguridad de 1,5 metros".

Celaá cree que Madrid debería haber presentado su protocolo antes

Isabel Celaá, ministra de Educación y Formación profesional, ha considerado que algunas autonomías como la Comunidad de Madrid podrían haber presentado sus proyectos antes: "Probablemente Madrid podría haber presentado el protocolo mucho antes. Otras comunidades autónomas gobernadas por el Parido Popular lo hicieron en julio o a principios de agosto".

"Llevamos 20 reuniones con las consejerías, hay dos documentos esenciales con 14 medidas para iniciar el curso y otro con medidas de prevención e higiene configurados en junio", ha explicado Celaá, argumentando que ya desde junio era "el turno" de las comunidades para perfilar sus planes para la vuelta al cole mientras que el Ministerio ejercía la función de "iniciativa y coordinación, poniendo recursos adicionales".