Sanidad ha instado a las comunidades autónomas a implantar restricciones más duras ante lo que consideran la cuarta ola de la pandemia. Una oleada que, si bien avanza más lenta que las anteriores, ha hecho que la incidencia acumulada supere los 200 casos por cada 100.000 habitantes, por primera vez desde febrero, y la situación de las UCI en algunas CCAA sea preocupante.

Una de las regiones señaladas es la Comunidad de Madrid. Después de que Pedro Sánchez apuntara a la posibilidad de que esté ocultando contagios de COVID-19, Carolina Darias ha pedido que pongan en marcha "las medidas del 'Semáforo rojo'", recordando que "Navarra ya las está aplicando".

Isabel Díaz Ayuso ha ignorado las recomendaciones del Ministerio y ha defendido que en Madrid saben "lo que tienen que hacer". En la misma línea se ha pronunciado el consejero de Sanidad, que ha apuntado que la región cuenta con "una estrategia marcada desde la primera ola" y tienen "claras las restricciones". En este sentido, ha insistido, como ha hecho en otras ocasiones, en que "la hostelería no incrementa el número de contagios", sino que estos "se producen en el hogar".

Sanidad señala a restricciones más contundentes como el cierre del interior de la hostelería o el confinamiento perimetral

Entre las medidas más contundentes a las que se refiere la titular de Sanidad, se encuentra el confinamiento perimetral, el cierre del interior de la hostelería o la limitación de las reuniones a cuatro personas en espacios públicos cerrados y la prohibición de los encuentros en espacios privados. Cabe destacar que Madrid es la única autonomía de la Península que no ha restringido las entradas y salidas.

Enrique Ruiz Escudero también ha acusado al Ministerio de fijarse "solo en la incidencia" y no tener en cuenta "la capacidad asistencial". Así, en un acto público se ha referido a Carolina Darias para pedirle que "antes de cuestionar cómo se actúa, valore la capacidad de dar respuesta".

Por su parte, el viceconsejero de Salud Pública de la Comunidad de Madrid ha indicado en 'Espejo Público' que, a su juicio, "estamos ya en el pico de la curva y los casos en UCI empezarán a bajar las próximas semanas". En este momento, la región presenta una incidencia de 347,14 positivos por cada 100.000 habitantes y la capacidad de las unidades de cuidados intensivos se sitúa al 41,3%. El porcentaje más alto de las autonomías españolas.

Asimismo, ha puesto el foco en la capacidad del hospital Zendal, en el que estos momentos hay 500 pacientes COVID-19 ingresados. Esto, ha dicho, ha rebajado la presión en el resto de hospitales de la comunidad, en el que Zapatero asegura que "no hay más de 100 pacientes ingresados".

El alcalde de la ciudad de Madrid ha pedido a la ministra que "no caiga en el mismo error que su antecesor", Salvador Illa, y "no haga política en clave electoral" sobre la situación epidemiológica de la región.