Alberto Núñez Feijóo se ha situado en el centro de las críticas tras asumir el discurso de Vox y referirse a la violencia vicaria como "violencia intrafamiliar", negando que se trate de violencia machista.

"Por un problema con su pareja asesinó a sus dos hijos, eso no es violencia machista, es violencia intrafamiliar", aseguró el presidente de la Xunta de Galicia, que parecía referirse así al caso del parricida de Moraña, David Oubel, que en 2017 asesinó a sus dos hijas para destrozar a su exmujer.

Unas palabras que posteriormente intentaba matizar en Twitter, donde señalaba que "Galicia sabe lo que es que un padre asesine a sus hijos para dañar a la madre y no estaba considerado violencia de género. Por eso Galicia cambió la ley para reconocer la violencia vicaria como violencia machista".

La propia madre de las menores asesinadas le ha respondido a través de la misma red social, donde ha reprochado al presidenta gallego su "despropósito de declaración" : "Era violencia de género. Quien no estaba reconocida era yo. Y sí, han reconocido a las víctimas vicarias, con retroactividad desde el año pasado en Galicia, pero no puede matizar ahora un despropósito de declaración y con ejemplo que sobraba", ha escrito.

La violencia vicaria es violencia machista

Aunque Feijóo hablara de violencia intrafamiliar, no lo es, es un caso flagrante de violencia vicaria. "Si un padre asesina a sus hijas para hacer daño a la madre, estamos hablando de un caso de violencia de género, se llama violencia vicaria", explica Ángela Rodríguez, secretaria de Estado de Igualdad y contra la Violencia de Género.

También los asesinatos que cometieron José Bretón o Tomás Gimeno son violencia vicaria, "algo que se define como algo peor que la propia muerte, que es matar a sus hijos, que son las personas a las que más se quiere", en palabras de Mari Ángeles Jaime de Pablo, de la Asociación de mujeres juristas Themis. "Es una manifestación prototípica de la violencia machista", resume.

Aunque el presidente de la Xunta quiso matizar sus declaraciones aludiendo a la ley que él mismo impulsó en 2021 y que reconocía la violencia vicaria, Rodríguez denuncia que Feijóo "ha elegido bando: está con los machistas y no con los derechos de las mujeres". "No ha elegido el bando de la democracia", sentencia.

Desde Themis, por su parte, expresan una gran preocupación por que "representantes del Partido Popular estén continuamente comprando el discurso de la ultraderecha negacionista". Y es que negar cualquier tipo de violencia machista supone un retroceso que nuestra sociedad no se puede permitir.