La sesión de control al Gobierno ha estado cargada de reproches y graves acusaciones entre las distintas formaciones políticas. Una de ellas ha sido la de la diputada Macarena Olona, que ha cargado contra el vicepresidente del Gobierno, acusándole de ser "un matón y practicar el matonismo político".

La diputada de Vox ha pronunciado estas palabras en una intervención en la que también se ha referido a las declaraciones del exabogado de Podemos y a las amenazas que ha denunciado el juez Manuel García-Castellón. "Su exabogado dijo que hay mucha kale borroka. Ese moño no podrá esconder al auténtico coletas, al que aspira a salir con chándal bolivariano", ha señalado.

Ante estas declaraciones, el líder de la formación morada le ha recordado que "varios analistas han concluido que las cuentas que acosan al juez están vinculadas a la extrema derecha" y a Vox. "Nosotros condenamos todas las amenazas", ha añadido durante su intervención.

Ustedes quieren ser terribles fascistas y no pasan de acomplejados reaccionarios"

Pablo Iglesias

Asimismo, Iglesias ha acusado a los diputados de la formación de extrema derecha de "querer ser terribles fascistas y no pasar de acomplejados reaccionarios", haciendo alusión a la fotografía que se hizo Olona junto a una estatua de Largo Caballero con pintadas de "asesino".

Otro de los momentos más tensos de la sesión lo han protagonizado Cuca Gamarra y Carmen Calvo. La portavoz del Partido Popular ha acusado al Gobierno de "imponer un estado de alarma desproporcionado" en la Comunidad de Madrid, hablando de "los instintos autoritarios" del Ejecutivo. Asimismo, ha asegurado que "no respetan la separación de poderes" por su propuesta sobre la modificación de la ley para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Al cumplimiento de las normas lo llaman secuestro y a la democracia, dictadura"

Carmen Calvo

Una intervención que a la vicepresidenta primera del Gobierno le "ha recordado a Cayetana Álvarez de Toledo", la exportavoz de los 'populares'. "Al cumplimiento de las normas lo llaman secuestro y a la democracia, dictadura", ha señalado Carmen Calvo dirigiéndose a la bancada del PP.

Asimismo, les ha acusado de no reconocer los resultados electorales que llevaron a Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno y les ha instado a volver a "ser un partido de Estado y dejar de hacer el trabajo a la ultraderecha".

Pero estos no han sido los únicos momentos broncos que han protagonizado los diputados en la cámara baja. Al iniciar la sesión de control, durante una de las intervenciones se ha escuchado un grito de "dictador hacia Pedro Sánchez" desde la bancada del PP, a lo que han contestado con otro grito de "gamberro".

Tal ha sido la escalada de tensión que Meritxell Batet, la presidenta del Congreso, se ha visto obligada a pedir a los diputados que guardaran silencio durante las intervenciones de otros dirigentes en la cámara baja. Precisamente, en uno de los momentos en los que ha intervenido Batet, María Jesús Montero ha pronunciado "se ve que la educación pública aporta más recursos a las personas que hemos cursado ahí los estudios".