El PP finalmente votará a favor del Ingreso Mínimo Vital (IMV), que el Congreso de los Diputados previsiblemente convalidará este miércoles también con el apoyo de todos los socios de investidura del Gobierno y el 'sí' de Ciudadanos y Junts per Catalunya. Vox por su parte acaba de anunciar que se abstendrá.

La formación de Pablo Casado, que ha mantenido el sentido de su voto en una incógnita casi hasta el último momento, ha indicado que votará para que la norma se tramite como proyecto de ley y se defina así un modelo basado en el ingreso mínimo que, dicen desde el partido, "llevamos gestionando dos décadas en nuestras comunidades".

Asimismo, los populares piden que la prestación se vincule a la búsqueda activa de empleo y que se centre sobre todo en los afectados por la crisis del coronavirus, creando una "tarjeta social única para garantizar la transparencia, la sostenibilidad y el rigor en el sistema de ayudas".

Por su parte, el ministro José Luis Escrivá, que ha promovido la creación de esta prestación, ha expresado en 'TVE' este mismo miércoles que su sensación es que "habrá un gran apoyo al Ingreso Mínimo Vital" y ha respondido a las críticas de la extrema derecha sobre la ayuda, después de que el líder de Vox, Santiago Abascal, tachase el IMV de "limosna" la semana pasada en el Congreso, asegurando que traería consigo un supuesto "efecto llamada" a la inmigración.

El titular de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones ha desmentido este extremo, aseverando que esta afirmación le parece "sorprendente". En este sentido, ha recordado que las prestaciones de la Seguridad Social, entre las que se enmarca el IMV, "solamente se pueden conceder a personas que tengan una situación regular en España". "Además, nosotros hemos añadido en la norma que tiene que llevar un año además de residencia legal", ha agregado, en alusión a uno de los requisitos recogidos en el BOE para percibirlo.

En este sentido, el ministro también ha recordado que, en cualquier caso, la principal motivación de las personas para emigrar "es salir de situaciones extremas en los países que viven" y ha destacado que los países europeos con mejores estados del bienestar cuentan con programas similares, sin que allí sean objeto de este debate, que "no responde a ninguna realidad en que nos vayamos a desenvolver".

Frente a las críticas que apuntan a que una prestación de esta naturaleza desincentivaría la búsqueda de empleo, Escrivá asimismo ha destacado la importancia de que el IMV vaya acompañado de políticas que propicien que sus beneficiarios "puedan transitar a una situación mejor en la sociedad y singularmente al mercado de trabajo" y ha defendido que el IMV "está acompañado de muchos elementos que propician esta transición" para ser "un mecanismo de inclusión social muy potente".

El IMV se concederá de oficio a 76.000 familias los próximos días

El titular de Seguridad Social también se ha pronunciado sobre la controversia entre las autonomías que reclaman poder gestionar la prestación, como van a poder hacer Euskadi y Navarra. En este sentido, Escrivá ha justificado que estas regiones puedan hacerlo por "la singularidad foral y el hecho de que el Ingreso Mínimo Vital requiera contrastes muy finos de renta y patrimonio de todos los potenciales beneficiarios". "En el resto de las comunidades autónomas no se da esa circunstancia y lo iremos evaluando, siempre desde la perspectiva de la eficacia", ha agregado.

Sobre las rentas de inserción con que ya contaban las autonomías, Escrivá ha resaltado que estas se han desplegado de forma "heterogénea" y que el problema era "la inexistencia hasta ahora de un mínimo nacional que dé una red de seguridad común a todos". Con el IMV, ha indicado, "las comunidades autónomas ahora tendrán que redefinir sus rentas mínimas, porque van a ser complementarias y subsidiarias" al IMV. En cualquier caso, ha zanjado, "nadie va a quedar en una situación peor de lo que estaba antes" y se va a cubrir "a mucha más gente de la que cubríamos".

Por otra parte, el ministro ha recordado que las primeras prestaciones se concederán de oficio "durante los próximos días, aproximadamente a unos 76.000 hogares, que suponen más de 250.000 personas beneficiarias", según ha estimado. A partir del 15 de junio, se podrá pedir la prestación a través de los canales establecidos a tal efecto y las peticiones "se irán resolviendo lo más rápidamente posible", según ha prometido. Asimismo, Escrivá ha recordado que a quienes soliciten el IMV en los próximos tres meses se les reconocerá la prestación desde el 1 de junio.