Ya conocíamos el contenido de los 'viernes sociales' de Sánchez pero la AIREF cuantifica su coste. La ampliación de los permisos de paternidad costará a las arcas públicas 225 millones de euros, la ayuda a los cuidadores de los dependientes 315 millones y el gasto destinado a los parados mayores de 52 años supondrá 242 más.

La portavoz del Gobierno se felicitaba por su aprobación. El Gobierno reconoce que es necesario aumentar la recaudación y no descartan rescatar impuestos que a priori habían aparcado. "En caso de que la aportación sea insuficiente no descartamos la posibilidad de retomar el impuesto a la banca", asegura la ministra María Jesús Montero.

Con todo, la pelea entre PSOE y PP la necesidad de subir impuestos de unos, o de bajarlos o suprimirlos de otros, sube de tono.

El PP lleva al Constitucional dos decretos de Sánchez: "Carecen de urgente necesidad"